Henar González Durántez, socia del área de competencia de la oficina de Madrid, analiza las prácticas que restringen la competencia en las ventas por internet. Tras la revisión de cerca de 8.000 contratos por parte de la Comisión Europea, se ha podido constatar que prácticamente la mitad de los comerciantes en internet están afectados por restricciones en sus contratos que pueden limitar de forma indebida las compras por internet impidiendo que los consumidores se puedan beneficiar de una mayor oferta y precios más bajos. 

Las restricciones en materia de precios son con diferencia las restricciones más generalizadas. El uso de internet permite controlar con mayor frecuencia los precios de venta al público como puede ser mediante la utilización de algoritmos y programas informáticos de monitorización de precios. Estas restricciones también pueden ser geográficas, ya que a menudo los consumidores no pueden realizar compras transfronterizas.

La identificación de estas restricciones ha llevado a la Comisión Europea al inicio inmediato de acciones para luchar contra aquellas prácticas que puedan impactar en el desarrollo del comercio electrónico y el mercado único digital en la Unión Europea. Por ello es importante que las empresas incluyan sus acuerdos de distribución y venta por internet en sus programas de cumplimiento y los revisen para hacerlos conformes con las normas de defensa de la competencia y las medidas recientemente adoptadas para evitar el bloqueo geográfico de los consumidores en la Unión Europea.

Click here to view video.