El último Consejo de Ministros aprobó la remisión a las Cortes Generales del Proyecto de Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, iniciándose así su tramitación parlamentaria.

La norma traspone la Directiva europea sobre Contratos de crédito celebrados con los consumidores para bienes inmuebles de uso residencial, y el Ministerio de Economía estima que estará en vigor durante el primer semestre del próximo año.

El objetivo último de la norma es reducir los gastos asociados a modificaciones en los contratos hipotecarios y reforzar la transparencia. Para ello:

  • Se abaratan las comisiones de cancelación anticipada de los préstamos a tipo variable, hasta anularse a partir de cinco años.
  • Se incentiva la conversión de préstamos de tipo variable a tipo fijo; así, las comisiones por conversión de tipo variable a fijo se suprimen a partir del tercer año, y se rebajan los gastos de aranceles y notaría.
  • Se endurecen las condiciones para que pueda iniciarse la ejecución de un préstamo hipotecario: deben haberse producido nueve impagos mensuales o del 2% del capital concedido, durante la primera mitad de la vida del préstamo.
  • Incluye la posibilidad de que el consumidor pueda solicitar en cualquier momento de la vida del préstamo, la conversión del crédito en moneda extranjera
  • Se prohíben con carácter general, las ventas vinculadas, que son aquellas que obligan al consumidor a aceptar una serie de productos financieros como condición para obtener la hipoteca.
  • Se refuerzan los requisitos de transparencia, estableciendo nuevas exigencias de información al cliente por parte de los bancos. Así, el prestamista deberá entregar al cliente, al menos siete días antes de la firma del contrato, documentación detallada sobre oferta vinculante para la entidad, la existencia de cláusulas potencialmente sensibles, escenarios de evolución de cuotas en función de previsiones sobre tipos de interés y seguros asociados.

Los cambios que introduce este Proyecto afectan tanto a particulares (ámbito de aplicación de la Directiva) como a los autónomos.