En su último informe, emitido el pasado mes de abril, la calificadora de riesgos Fitch Ratings mantuvo la calificación crediticia del país en “BB”, lo que lo deja a pasos de obtener el grado de inversión. El informe destaca que el PIB real ha aumentado 4.3% en el 2017, lo que constituye el índice más alto en Sudamérica y se encuentra por encima de la media de países con calificación similar. La perspectiva de Fitch es positiva, proyectando un crecimiento similar en los años 2018 y 2019 bajo la administración del nuevo Gobierno.

La ratio deuda/PIB también se mantuvo inferior al de los demás países con calificación similar. Gracias al cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal, el déficit del Gobierno Central en 1,4% del PIB constituyó uno de los más bajos en los últimos dos años. Asimismo, la intención de la nueva Administración de reformar el sistema judicial y de aumentar la eficiencia de las instituciones públicas es vista como un factor que podría mejorar los indicadores a nivel país. Además, algunas de las variables en torno al perfil crediticio del país podrían mejorar tras una próxima revisión de datos del PIB en alza ―ya que una mejora del PIB nominal aumentaría el PIB per-cápita y reduciría el indicador deuda/PIB―.

Fitch prevé que una continuidad de las políticas económicas por la nueva Administración ―con déficits fiscales y niveles de deuda bajos, mejores indicadores de gobernabilidad, además de tasas sólidas y sostenidas de crecimiento del PIB con menor volatilidad― podrá mejorar la calificación crediticia del Paraguay.