El Senado de la República aprobó el 12 de diciembre del 2019, el Protocolo Modificatorio al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (“T-MEC”) suscrito por representantes de los tres países el 10 de diciembre de 2019 y que ya fue enviado al Ejecutivo para surtir sus efectos constitucionales.

El principal cambio en materia laboral en dicho Protocolo, es la adición del Anexo 31-A relativo al Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida en Instalaciones Específicas (el “Mecanismo”) aplicable en forma bilateral entre Estados Unidos y México y el Anexo 31-B sobre el mismo Mecanismo aplicable en forma bilateral entre Canadá y México.

Dicho mecanismo servirá para que los países involucrados busquen remediar cualquier supuesta violación a los derechos de libertad sindical y negociación colectiva en centros de trabajo específicos (en especial, aunque no exclusivamente, en las industrias aeroespacial, automotriz y autopartes, productos cosméticos, mercancías industriales horneadas, acero, aluminio, vidrio, cerámica, plástico, forjas y cemento), pues de lo contrario, los centros de trabajo involucrados pueden hacerse acreedores a la suspensión de tarifas preferenciales, imposición de sanciones o la prohibición de entrada de sus productos o servicios al país destino.

El proceso que se seguiría se basa en la formación de Paneles de solución de controversias integrados por 3 panelistas, nombrados uno por cada país involucrado y el tercero de forma conjunta, quienes se encargarán de revisar las quejas, verificar los centros de trabajo y resolver en consecuencia.