El 16 de abril se publicó, en el Diario Oficial de la Federación, el decreto por el que se reforman ciertos artículos de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión para contemplar la implementación del nuevo Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (“PANUT”)  a cargo del Instituto Federal de Telecomunicaciones (“IFT”).

El PANUT será una base de datos con información de personas, tanto físicas como morales, que sean titulares de una línea telefónica móvil. Su fin es colaborar con las autoridades competentes en materia de seguridad y justicia para que las autoridades cuenten con más elementos para identificar la comisión de delitos a través de equipos móviles.

El PANUT contendrá, entre otros, información relativa a (i) la línea telefónica incluyendo el concesionario de telecomunicaciones que presta el servicio, el esquema de contratación, el número telefónico y la fecha de activación; (ii) identificadores del usuario, como nombre, denominación o razón social, nacionalidad e identificación oficial; y, lo más relevante, (iii) datos biométricos, mismos que serán determinados por las disposiciones administrativas de carácter general que emita posteriormente el IFT.

Una de las obligaciones nuevas para los concesionarios de telecomunicaciones, o bien para los autorizados para comercializar este tipo de servicios, será el recabar e ingresar la información antes mencionada así como proporcionarla al PANUT. Asimismo, deberán registrar la información relativa a altas, bajas y demás movimientos asociados a la línea telefónica móvil que permitan mantener actualizado el padrón y, así, ordenar el bloqueo inmediato de líneas de comunicación móvil que funcionen bajo cualquier esquema de contratación reportadas por los titulares o propietarios como robadas o extraviadas.

En el caso del registro de líneas telefónicas móviles, en cualquiera de sus modalidades, adquiridas con anterioridad a la entrada en vigor de esta reforma, los concesionarios de telecomunicaciones y, en su caso, los autorizados, contarán con un plazo de dos años a partir de su publicación para cumplir con las obligaciones de registro. Para el registro de líneas nuevas, se tendrá un plazo de seis meses.

El IFT deberá expedir las disposiciones administrativas de carácter general para la debida operación del PANUT dentro de los ciento ochenta días naturales siguientes a la expedición del decreto. Los concesionarios y autorizados que no realicen el registro o lo realicen extemporáneamente se harán acreedores a las sanciones correspondientes.