El sábado 5 de julio de 2014  ha  sido  publi- cado en el Boletín oficial del Estado el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la com- petitividad y la eficiencia (el (el “RDl 8/2014”)

Bajo la rúbrica “Medidas urgentes en el ámbito ener- gético” el Título III del RDl 8/2014, recoge un con- junto de provisiones que afectan a los gases licuados del petróleo (Capítulo I, arts. 57 y 58), al gas natural (Capítulo II, arts. 59 a 66), a determinados aspectos relacionados con las actividades de exploración, in- vestigación y explotación de hidrocarburos y minas (Capítulo III, art. 67 y 68 –consistentes en la acla- ración del sistema geodésico de referencia-) y por último, a la eficiencia energética (arts. 69 a 81).

Se avanza así con la reforma global del sistema ener- gético español en sectores distintos a la electricidad en los que se han centrado las últimas novedades legisla- tivas, sin duda como consecuencia del elevado déficit de tarifa que presenta el mismo y que obligaban a la adopción de medidas tendentes a su supresión.

a) Gases licuados del petróleo

Por lo que se refiere a los gases licuados del pe- tróleo (GLPs), el Gobierno considera que, dado que el mercado de GLPs envasados se dirige en buena medida a consumidores ubicados en zo- nas de difícil acceso y sin alternativas energé- ticas, y tomando en consideración el hecho de que el suministro en envases con carga entre 8 y 20 kg atiende necesidades de carácter mar- cadamente social, procede imponer al operador al por mayor de GLP con mayor cuota de mer- cado en cada uno de los territorios insulares y extrapeninsulares la obligación de proceder al suministro domiciliario de dicho producto en envases con carga entre 8 y 20 kg. (exceptuán- dose los envases de mezcla para usos de los GLPs como carburantes) a todo peticionario del mismo. Concretamente, los operadores a los que alcanza esta obligación son:

Haga clic aquí para ver la tabla.

Este listado se actualizará cada 3 años, por me- dio de resolución del Director General de Polí- tica Energética y Minas. Cuando así lo requiera la evolución del mercado y la estructura em- presarial del sector, y en todo caso cada cinco años, el Gobierno revisará las condiciones de esta obligación, pudiendo acordar incluso su supresión.

Por último, el RDl 8/2014 liberaliza el precio de venta de los GLPs envasados en envases con carga entre 8 y 20 kg. con tara inferior a 9 kg., manteniéndose la aplicación de precios máxi- mos a aquellos envases con tara superior a 9 kg (excepto con relación a los envases de mezcla para usos de los GLPs como carburante). Ello no obstante, en el supuesto de que el correspon- diente operador con obligación de suministro domiciliario no disponga de envases con tara superior a 9 kg, el previo máximo de venta será también de aplicación a los envases con tara inferior, en tanto no se disponga de los mismos.

b) Sostenibilidad económica del sistema de gas natural

El objetivo básico de las medidas que, en rela- ción con el sistema de gas natural, se contienen en el RDl 8/2014 es atajar el incipiente déficit de tarifa que se empezaba a generar en el sec- tor, cifrado en 326 millones de euros a finales de 2013 y que podría alcanzar, de acuerdo con las estimaciones del Gobierno, hasta 800 millo- nes de euros como consecuencia de la entrada en servicio de nuevas instalaciones y de la acu- sada contracción de la demanda. Para ello, se trasladan al gas natural alguna de las medidas y principio que, con relación al sector eléctri- co, se incluyeron en la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico. En este sen- tido, el RDl reconoce el déficit acumulado del sistema gasista, si bien pospone a la liquida- ción definitiva de 2014 su cuantificación exacta. Este déficit será soportado por los titulares de las instalaciones durante un periodo de 15 años, incluyéndose el importe correspondiente como un coste del sistema.

En efecto, el RDl 8/2014 introduce en el sistema de gas natural, como  ya  hizo  la Ley 24/2013, de 26 de diciembre en el sector eléctrico, el principio de sostenibilidad económi- ca y financiera del sistema gasista. Este princi- pio implica que la adopción de cualquier medida normativa que suponga un incremento de cos- te o una reducción de ingresos para el sistema  deberá acompañarse de una correlativa reduc- ción de partidas de coste o incremento de in- gresos que devuelva el equilibrio al mismo.

Se prevé la posibilidad de desajustes tempora- les anuales, que conllevarán, caso de superarse determinados límites (10% y 15%), la revisión automática de peajes y cánones. Los desajus- tes que no superen dichos umbrales serán fi- nanciados por la totalidad de los sujetos del sistema de liquidación.

El principio de sostenibilidad económica y fi- nanciera del sistema también implica que los ingresos del mismo deben ser suficientes para atender la totalidad de costes del sistema: ello conlleva una modificación del régimen retribu- tivo de las actividades reguladas (transporte y distribución), en las que se consideran los cos- tes necesarios para la realización de la actividad por una empresa eficiente y bien gestionada bajo el principio de realización de la actividad al menor coste para el sistema.

Siguiendo  el  esquema  empleado  en   la Ley 24/2013, del Sector Eléctrico, se fijan pe- riodos regulatorios de seis años al final de los cuales se podrá proceder a la revisión de la re- tribución de las actividades reguladas, con posi- bilidad de modificar los parámetros retributivos (salvo la tasa de retribución financiera o valores de inversión, retribuciones o parámetros em- pleados para su cálculo) cada 3 años, en el caso de que existan variaciones significativas de las partidas de ingresos y costes.

La retribución de las instalaciones requeridas para llevar a cabo la actividad de transporte de gas natural (redes de transporte, instalaciones de regasificación y almacenamiento) parte de la adopción del valor neto del activo como base de cálculo de la retribución a la inversión, incor- porando una retribución variable en función del gas transportado, regasificado o almacenado. El procedimiento de actualización de los pará- metros retributivos se desvincula de la evolu- ción de los índices de precios.

La retribución de las instalaciones de distribución (a las que se equiparan a estos efectos las nuevas instalaciones de transporte secundario) se basa en el número de clientes conectados a las redes y el volumen de gas suministrado a través de las mismas. Al igual que en el caso de los activos de transporte, se eliminan las actualizaciones auto- máticas vinculadas a índices de precios.

Por último, el real decreto-ley  modifica  la Ley 34/1998, del Sector de Hidrocarburos, al objeto de puntualizar la separación de activi- dades de los gestores de la red de transporte, el procedimiento de designación de los gesto- res de las redes de transporte y la separación funcional de los distribuidores pertenecientes a grupos verticalmente integrados.

c) Medidas en materia de eficiencia energética

Al objeto de completar la transposición de la Directiva 2012/27/UE, del Parlamento Euro- peo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, por la que se  modifican   las   Directivas   2009/125/CE y 2010/30/UE, y por la que se derogan las Directivas  2004/8/CE  y  2006/32/CE,  el RDl 8/2014 incluye un conjunto de medidas que tienen por objeto establecer medidas concretas para incrementar el ahorro de energía.

Así, se impone a los comercializadores de gas y electricidad, a los operadores de productos petrolíferos al por mayor y a los operadores de GLP al por mayor que se enumeran en el Anexo XII la obligación de alcanzar una cuota anual de ahorro (a definir anualmente median- te Orden del Ministerio de Industria, Turismo y Energía) en función de sus ventas finales de energía en el año n-2, obligación que po- drá ser cumplida de forma alternativa median- te la aportación que dichas empresas efectúen al Fondo Nacional de Eficiencia Energética que se crea en esta norma, aportación que deberá ser equivalente a las inversiones que exigiría el cumplimiento in natura de dicha obligación de ahorro. Para el año 2014, el objetivo de aho- rro agregado asciende a 131 kteps o 1.523,26 GWh, estableciéndose una equivalencia finan- ciera en este año para el supuesto de aporta- ción al Fondo Nacional de Eficiencia Energética de 0,789728 millones de euros por ktep ahorra- do o 67.916,58 euros por GWh ahorrado.

El objetivo del Fondo Nacional de Eficiencia Ener- gética es, según el artículo 72 del RDl8/2014, la puesta en marcha de “mecanismos de apoyo económico, financiero, asistencia técnica, for- mación, información, u otras medidas con el fin de aumentar la eficiencia energética en diferen- tes sectores, de forma que contribuyan a alcan- zar el objetivo de ahorro energético nacional”.

El RDl 8/2014 incluye la habilitación al Gobierno para el establecimiento y desarrollo de un siste- ma de acreditación de ahorros de energía final mediante la emisión de Certificados de Ahorro Energético (CAEs). Estos certificados, negocia- bles, resultarán de la realización de las actua- ciones de eficiencia energética que se definan en un  catálogo  cuya  gestión  corresponderá al IDAE.

Por último, el RDl 8/2014 impone tanto a los proveedores de servicios energéticos como a los sujetos que se acrediten ante el sistema de obligaciones de eficiencia energética al objeto obtener y de transmitir CAEs la obligación de suscribir un seguro de responsabilidad civil u otra garantía financiera, en los términos que reglamentariamente se establezcan, que cu- bra los riesgos que pudieran derivarse de sus actuaciones.