Reglamento (UE) nº 219/2014 de la Comisión, de 7 de marzo de 2014, que modifica el anexo I del Reglamento (CE) nº 854/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo por lo que respecta a los requisitos específicos para la inspección post mortem de los suidos domésticos (DOUE de 8 de marzo de 2014).

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria adoptó el 3 de octubre de 2011 un dictamen científico sobre los peligros para la salud pública que deben tenerse en cuenta en la inspección de la carne (suidos), en el que llegó a la conclusión de que las palpaciones e incisiones exigidas actualmente en la inspección post mortem presentan un riesgo de contaminación cruzada con peligro bacteriológico. Concluyó, asimismo, que en los cerdos sometidos a sacrificio ordinario, la palpación o las incisiones utilizadas en las actuales inspecciones post mortem deben omitirse, ya que el riesgo de contaminación microbiana cruzada es más elevado que el riesgo asociado a las posibles deficiencias en la detección de las afecciones que se buscan con dichas técnicas. El uso de estas técnicas manuales durante la inspección post mortem debe limitarse a los cerdos que se consideren sospechosos debido a una detección visual post mortem de anomalías pertinentes.

Teniendo en cuenta el referido dictamen, se modifican mediante el presente Reglamento los requisitos específicos para la inspección post mortem de los suidos domésticos que se establecen en la sección IV, capítulo IV, parte B, del anexo I del Reglamento (CE) n.º 854/2004. Además de lo anterior, se contempla que el veterinario oficial aplique procedimientos adicionales de inspección post mortem mediante incisión y palpación de la canal y los despojos si, en su opinión, alguno de los elementos que en el Reglamento se determinan, apunta a un posible riesgo para la salud pública, la salud animal o el bienestar de los animales.