Mediante una Resolución del 20 de septiembre, la CNMC ha aprobado los criterios de los que se servirá para el análisis de la "prueba del objetivo principal" de los servicios de transporte internacional de viajeros por ferrocarril a prestar por operadores distintos de Renfe.

Teniendo en cuenta que el Cuarto Paquete Ferroviario, que liberalizará el transporte nacional de viajeros por ferrocarril, no ha sido transpuesto en nuestro país, resulta necesario establecer los criterios para diferenciar entre transporte nacional (no liberalizado aun) e internacional (liberalizado). Todo ello teniendo especialmente en cuenta que el transporte internacional permite realizar paradas recogiendo y dejando viajeros en cualquier estación del trayecto (incluso dentro de un mismo país), lo cual dificultaba la distinción entre un trayecto internacional y uno nacional. 

La CNMC ha establecido como criterios de aplicación para que un trayecto sea considerado como transporte internacional que:

  • Al menos el 30% de los ingresos y del tráfico debe tener un origen-destino internacional.
  • Al menos el 20% del trayecto debe realizarse fuera de España.

Además de lo anterior, la CNMC tendrá en cuenta la existencia de una demanda potencial, la estrategia de comercialización del nuevo servicio internacional, la naturaleza del material rodante o la existencia de servicios internacionales con características similares.

La intención de operar un nuevo trayecto internacional deberá notificarse a la CNMC al menos seis meses antes del lanzamiento comercial del servicio y, en todo caso, antes de solicitar el correspondiente acceso al gestor de infraestructuras. 

En el caso de que la prueba del objetivo principal concluyera que el servicio propuesto es internacional, ADIF o, en su caso, ADIF Alta Velocidad deberán conceder el acceso solicitado. Por el contrario, en el caso de que el servicio propuesto sea considerado por la CNMC como transporte nacional, los gestores de infraestructuras no concederán capacidad en la red ferroviaria.