Mediante la Ley 99 de 11 de octubre de 2019, se aprobó en Panamá una amnistía general hasta el 29 de febrero de 2020 para el pago de tributos administrados por la Dirección General de Ingresos del Ministerio de Economía y Finanzas (“DGI”).

Según la exposición de motivos del anteproyecto de ley que fue presentado ante la Asamblea Nacional el pasado mes de agosto, con la amnistía se busca que los contribuyentes que adeuden tributos a la DGI regularicen su situación, a fin de que el Erario recupere las sumas morosas que se le adeudan, las cuales se estiman entre 200 y 250 millones de dólares, así como potencialmente obtener información que pueda facilitar la labor de fiscalización que lleva a cabo la DGI.

Esta amnistía aplica para impuestos, tasas y contribuciones especiales y cualesquiera otras deudas líquidas y exigibles que una persona o un inmueble tenga con la DGI, al 30 de junio de 2019 lo cual incluye intereses, recargos y multas de impuestos adeudados. También abarca las multas por presentación tardía de obligaciones de cumplimiento, siempre que la presentación se haga hasta el 31 de diciembre de 2019, así como las multas por contravenciones de competencia de la DGI al 30 de junio de 2019.

Pueden aplicar tanto contribuyentes como agentes de retención, incluso si cuentan actualmente con un arreglo de pago o procesos pendientes por tributos adeudados, aunque de encontrarse en esta última situación, deberán primero desistir de la acción o recurso que hayan presentado y esté pendiente de resolución. Quedan excluidos de la amnistía aquellos contribuyentes a quienes se les haya iniciado procesos por evasión fiscal administrativa o defraudación fiscal penal.

La amnistía contempla la condonación del 100% de los intereses, recargos y multas si el pago de los montos adeudados o la celebración del arreglo de pago se efectúa en los meses de octubre y noviembre de 2019, viéndose progresivamente reducida dicha condonación si el obligado hace el pago o celebra el acuerdo entre diciembre de 2019 y febrero de 2020. Para acogerse a un convenio de pago se deberá cancelar el 25% de la suma adeudada al momento de suscribirlo y se tendrá plazo hasta el 30 de junio de 2020 para cancelar la totalidad de la deuda.

Los contribuyentes podrán acogerse a la amnistía mediante notificación formal a la DGI, ya sea personalmente, mediante apoderado o en línea a través del sistema e-Tax2.0.

Cabe mencionar también que, además de la amnistía con respecto al pago de tributos, la Ley 99 contempla también una extensión, hasta el 31 de diciembre de 2019, del plazo para presentación de diversas declaraciones que los contribuyentes hayan estado obligados a presentar al 30 de junio de 2019, incluyendo el informe 930 de precios de transferencia.

Adicionalmente, la Ley 99 incluye dentro de la amnistía la presentación tardía de mejoras ante el Registro Público, quedando las mismas libres del pago de multas si se presentan dentro del periodo de vigencia de la amnistía. Se concede también un periodo de moratoria hasta el 31 de diciembre de 2019 sobre los intereses y recargos de cuotas obrero-patronales adeudadas por el Estado a raíz del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre la Ley 25 de 1990.

Como último punto, la Ley 99 también reforma el Código de Procedimiento Tributario, reduciendo de doce a cinco años el plazo de prescripción que dicho Código establece para los impuestos indirectos y además difiere la entrada en vigencia del Código hasta el 1 de enero de 2021.