El Congreso de Honduras aprobó recientemente la Ley General de la Industria Eléctrica. La ley transformará a la empresa estatal de generación de electricidad y permitirá por vez  primera la inversión privada en todo el sector para fortalecer proyectos de inversión.

A más tardar el 1 de julio de 2015, la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica  (ENEE) será dividida en tres subsidiarias para la generación de electricidad, su distribución,  así como para la transmisión y la operación del sistema eléctrico.

La ENEE que actualmente compra energía a empresas privadas, que después distribuye y comercializa, registra pérdidas anuales de 200 millones de dólares y es incapaz de invertir en nuevos proyectos, según funcionario.

“Esta legislación permite la participación de actores privados en todo el mercado de la energía eléctrica para alentar las inversiones y responder a la demanda de nueva energía, necesaria para el desarrollo del país”, dijo el gerente de la ENEE, Emil Hawit.
La ENEE posee dos represas hidroeléctricas y plantas térmicas que generan poco más de 400 megavatios. La inversión privada en el sector eléctrico solo se permitía hasta ahora en la generación de electricidad.