El Congreso aprobó con 98 votos la Ley del Fortalecimiento al Emprendimiento (Decreto 20-2018). La ley tiene por objetivo incentivar y fortalecer el emprendimiento en Guatemala mediante apoyos técnicos y financieros al emprendedor, así como agilizar el procedimiento de formalización de los emprendimientos.

El proceso contemplado en el actual Código de Comercio obliga a que los comerciantes que se quieren organizar a través de una sociedad mercantil lo hagan a través de escritura pública. Lo anterior encarece el proceso de formalización de los comerciantes, ya que estos deben acudir a un notario para hacer constar la constitución de la sociedad en escritura pública y realizar su inscripción en el Registro Mercantil. El mismo Código de Comercio también establece que es necesario que la sociedad sea constituida por más de una persona.

Las sociedades mercantiles más populares en Guatemala son la sociedad anónima y la sociedad de responsabilidad limitada. Ambas limitan la responsabilidad de los accionistas en virtud que la sociedad, como persona jurídica, solamente responde por sus obligaciones con su patrimonio. A pesar de las ventajas que provee la organización a través de sociedades, algunos comerciantes optan por no organizarse de esta forma en virtud de lo costoso del trámite.

En el ámbito internacional, las sociedades unipersonales son cada ves más comunes y en la mayoría de jurisdicciones es posible constituir una sociedad sin mayor formalidad. El tiempo que toma la constitución de una sociedad en las jurisdicciones más avanzadas también es considerablemente menor que en Guatemala, ya que el trámite puede ser electrónico.

Con base en las reflexiones anteriores, el Congreso de la República decidió aprobar la ley de fortalecimiento al emprendimiento. Dentro de los considerandos de la ley, se establece que es necesario establecer un marco legal moderno y actualizado, acorde a la nuevas tendencias y realidades comerciales y tecnológicas.

La Ley agrega un nuevo tipo de sociedad mercantil a las ya reguladas en el Código de Comercio, denominada “Sociedad de emprendimiento” y la define como aquella que se constituye con una o más personas físicas que solamente están obligados al pago de sus aportaciones representadas en acciones, formando una persona jurídica distinta a la de sus accionistas.

Los ingresos totales anuales de una sociedad de emprendimiento, no podrán rebasar los 5 millones de quetzales, en el caso de rebasar el monto de ingresos, la sociedad deberá transformarse en otro régimen societario o figura mercantil en un plazo no mayor de 6 meses.

La sociedad tiene las siguientes características:

  1. Su constitución y sus modificaciones consistentes en el aumento o reducción de capital, prórroga y cambio de denominación no deberán constar en escritura pública.
  2. Únicamente pueden recibir aportaciones dinerarias, por lo que no se le podrán aportar bienes muebles e inmuebles.
  3. No están obligadas a separar de sus utilidades anuales, el 5% de reserva legal.
  4. Pueden ser unipersonales.
  5. Todos los accionistas que constituyan la sociedad deberán contar con un certificado de firma electrónica que constituirá para el efecto el Registro Mercantil.
  6. La función de administrador debe ser desempeñada por un accionista.
  7. Salvo pacto en contario, se deberán privilegiar el arbitraje y los mecanismos alternativos de solución de conflictos para resolver las controversias que surjan entre los accionistas.
  8. El administrador de la sociedad está obligado a publicar en el sistema electrónico el informe anual sobre la situación financiera de la sociedad conforme a las reglas que emita el Ministerio de Economía; la falta de presentación durante 2 ejercicios consecutivos dará lugar a la disolución de la sociedad.
  9. Se prohíbe la venta de las acciones de la sociedad en el mercado bursátil o bolsa de valores.
  10. Todo aporte que realice una persona individual o jurídica en una sociedad de emprendimientodebidamente registrada ante el Registro Mercantil, se considera capital no reembolsable y es deducible del Impuesto Sobre la Renta. La deducción máxima es del 5% de la renta bruta o Q500,000 anuales. Las personas que realicen los aportes deducibles del Impuesto Sobre la Renta no podrán tener ningún tipo de participación o beneficio en la Sociedad de Emprendimiento.

El objetivo de la ley es simplificar los procedimientos de constitución de comerciantes sociales e incentivar el emprendimiento; se considera muy importante que el Ministerio de Economía y el Registro Mercantil mantengan en mente dicho objetivo para no contrariarlo al emitir las regulaciones para la aplicación de la ley.