El proyecto de ley que plantea un ambicioso plan para reactivar el Ferrocarril “Presidente Carlos Antonio López” —una de las instituciones emblemáticas del Paraguay— fue aprobado por la Cámara de Diputados el pasado miércoles 9 de mayo, quedando así sancionado en el Congreso, y pasa ahora a consideración del Ejecutivo. La propuesta partió del mismo Poder Ejecutivo, el cual, a través de Ferrocarriles del Paraguay S.A. (FEPASA) —empresa del Estado paraguayo titular de la concesión para la prestación de servicios ferroviarios en la República—, viene trabajando en la rehabilitación del ferrocarril, en un primer tramo que será bajo la modalidad de “tren de cercanía” y movilizaría a miles de paraguayos todos los días.

Las características principales del plan de reactivación que podría estar en funcionamiento para el 2020, serían las siguientes:

  • El tramo recorrería unos 44 kilómetros desde la estación central en la Plaza Uruguaya de Asunción hasta Ypacaraí;
  • Totalizaría ocho estaciones principales y entre 12 o 15 apeaderos;
  • Los trenes serían totalmente eléctricos (no contaminante), y contarían con un solo cuerpo y tres a cuatro articulaciones;
  • Partiría cada cinco minutos en horas pico, llevando hasta 280 pasajeros cada vez.

El plan de rehabilitación del ferrocarril contemplaría también las soluciones sociales pertinentes para aquellos que ocupan actualmente las vías viajes del tren, así como la protección del patrimonio cultural, respecto del cual se aclara que no se vería afectado por la instalación del sistema sino que, al contrario, se pretende revalorizarlo.

En lo que hace a la inversión, se plantearía el modelo de negocios regido por la Ley 117/91 de joint venture o de riesgos compartidos. De esta manera, se buscaría contar con el apoyo de inversionistas privados que cubran los costos operativos, recuperando las inversiones a lo largo de los 30 años de duración del contrato, además de una razonable utilidad proveniente de los pagos realizados por los usuarios. En caso de que esto no fuere suficiente, recibirían un subsidio del Estado por cada boleto vendido. El proceso de precalificación de interesados ha iniciado en el año 2015 y se cuenta ya con cuatro grupos de empresas que fueron precalificadas, aunque se busca captar más interesados.