En los últimos años el sistema de pensión de Costa Rica ha estado bajo el escrutinio público, por su falta de estabilidad financiera de largo plazo. En diversos foros, tanto a nivel privado como público, se valoran diversas opciones con el fin de darle sostenibilidad financiera.

Una de las acciones ya tomadas, fue la aprobación de un incremento de 1% de la Cuota obrera patronal de régimen de invalidez, vejez y muerte de Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). La decisión fue tomada por la junta directa de CCSS en junio; el incremento se hará de manera paulatina un 0.5% en julio y otro aumento de 0.5% en enero 2018. La cuota ascenderá a un total de 3.34%.

Esta decisión fue rechazada por varios actores sociales y actualmente está en estudio un recurso de amparo ante la Sala Constitucional, interpuesto para detener el aumento por considerarlo desproporcional. Esta situación aún se encuentra en desarrollo y no hay una resolución final al respecto.