El 3 de febrero de 2021 se publicó en la Gaceta Parlamentaria el dictamen turnado por la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados, mediante el cual se aprobó la reforma a la fracción X del artículo 3 de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados (la “Ley”). La Ley, es aplicable en todos los ámbitos (federal, estatal y municipal) a cualquier autoridad, entidad, órgano y organismo de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, órganos autónomos, partidos políticos, fideicomisos y fondos públicos.

Dicha reforma a la Ley busca modificar la definición de datos personales sensibles a fin de hacerla más amplia y adaptar dicha definición a los cambios tecnológicos que ha tenido el país y que han permitido recabar datos personales adicionales y distintos. En virtud de lo anterior, se incluyen como datos personales sensibles las convicciones religiosas, filosóficas o morales, afiliación sindical, información relativa a la orientación sexual y la información biométrica dirigida a identificar de una manera unívoca a una persona física.

Finalmente, es importante mencionar que, a diferencia de la Ley, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares no hace mención a los datos biométricos como datos personales sensibles y aún no se ha presentado alguna propuesta de reforma a dicha ley para incluirlos.