Recientemente se han dado cambios importantes en la normativa ambiental relativa a procesos de evaluación ambiental, tal es el caso que el día 15 de agosto del presente año se publicaron en el Diario Oficial N° 149, tomo 416, dos acuerdos emitidos por el Órgano Ejecutivo en el Ramo de Medio Ambiente y Recursos Naturales el día 7 de julio del dos mil diecisiete. En primer lugar, el acuerdo No. 277 referente a los nuevos criterios de categorización de actividades, obras o proyectos; y en segundo lugar el acuerdo No. 278 referente a la actualización de los requerimientos técnicos y legales necesarios en la tramitación de permisos ambientales, es decir para el proceso de evaluación ambiental. Así también el día 18 de agosto del dos mil diecisiete, se publicó el acuerdo N° 306 en el Diario Oficial N° 152 Tomo 416 que contiene los nuevo términos de referencia para la elaboración de estudios de impacto ambiental.

Nueva Categorización de Actividades, Obras o Proyectos:

El acuerdo N° 277 deroga el acuerdo N° 39 que contenía la Categorización de Actividades, Obras o Proyectos que se aplicaba desde el año 2007 derogando asimismo todas sus modificaciones.

El acuerdo 277 comprende los nuevos Criterios de Categorización de Actividades, Obras o Proyectos en atención a la envergadura y naturaleza del impacto potencial de estos en el medio ambiente, incluyendo criterios generales así como criterios específicos para ciertos sectores tales como infraestructura, saneamientos, extracciones, agrícola, industria, energía y telecomunicaciones entre otros. Este acuerdo entró en vigencia desde la fecha de publicación en el Diario Oficial, es decir desde el día 15 de agosto de 2017.

De conformidad con estos nuevos criterios, la clasificación de las actividades, obras o proyectos según el nivel de impacto se divide en tres:

1. PIAB: son las actividades, obras o proyectos con impacto ambiental potencial bajo.

2. PIAL: se refiere a las actividades, obras o proyectos con impacto potencial leve.

3. PIAMA: son las actividades, obras o proyectos con impacto ambiental potencial moderado o alto, los cuales requieren de presentar estudio de impacto ambiental.

Anteriormente, dependiendo del impacto ambiental potencial que una actividad, obra o proyecto pudiera tener, se clasificaba como “Grupo A”, “Grupo B.1” o “Grupo B.2”

En la evaluación de los criterios, se establece un orden de dichos criterios conforme al nivel de impacto potencial, con lo cual se establecerán valores diferenciados según el tipo de criterio y el impacto asociado, así:

1. Criterios de Impacto Medio o CIM: son los criterios de menor valor.

2. Criterios de Impacto Alto o CIA: son los criterios con doble del valor de los CIM y cuyo impacto se considera de mayor relevancia.

3. Criterios Críticos o CC: son los criterios con valor máximo para categorizar en atención a su importancia y sensibilidad ambiental.

El acuerdo establece además el procedimiento a seguir para interpretar la categoría en la cual se encuentra una actividad, obra o proyecto. De manera que un cambio importante es la forma en la que se realiza la evaluación de la actividad, obra o proyecto para determinar la categoría a la que pertenece, ya que anteriormente, había tres listas en las que se determinaba a cuál categoría correspondía cada actividad, y así saber si existía la necesidad de elaborar y presentar el Estudio de Impacto Ambiental. Con la nueva categorización se introducen criterios diferentes para la valoración de la actividad, con un proceso de revisión de cuatro pasos: primero se revisan los criterios generales (conservación ambiental, condiciones del lugar, etc.); segundo se analizan los criterios del sector (infraestructura, saneamiento, agrícola, etc.); tercero se evalúan los criterios por subsector (dependiendo de la naturaleza del proyecto); y, finalmente, se hace una evaluación global de los criterios.

Nuevos Requisitos Técnicos – Legales para el Registro de Entidades y el Proceso de Evaluación Ambiental:

El Acuerdo 278 se refiere a los requisitos técnicos y legales que los titulares de actividades, obras o proyectos deberán cumplir y presentar cuando ingresen trámites en el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para ser evaluados y para la emisión de la resolución pertinente, dentro del proceso de evaluación ambiental establecido en la Ley de Medio Ambiente y su Reglamento.

Los requisitos técnicos y legales se establecen según la actividad, obra o proyecto tenga impacto ambiental potencial leve, bajo, moderado o alto.

Términos de Referencia Generales para la Elaboración de Estudios de Impacto Ambiental:

En cuanto al acuerdo N° 306, con su implementación se pretende estandarizar la metodología con la que se desarrollan los Estudios de Impacto Ambiental. Este deroga los acuerdos N° 90 y 94 que contenían “Términos de Referencias Tipo” para algunas actividades como estación de servicios: gasolinera; generación de energía eléctrica a partir de energía térmica; urbanización, lotificación y/o construcción; etc.

El nuevo acuerdo contiene lineamientos generales y uniformes para la elaboración de los estudios en el proceso de evaluación ambiental de actividades, obras y proyectos que, de acuerdo a su naturaleza, requieran su elaboración y presentación. Estructuralmente no hay un mayor cambio, los Términos de Referencia detallan el contenido de los Estudios de Impacto Ambiental, pero ahora de una forma estandarizada, lo que implica que el titular puede tener más certeza sobre la forma en cómo elaborar el Estudio de Impacto Ambiental y el contenido de éste.