CDMX, a 26 julio 2019. Rodrigo Orenday, especialista en comercio electrónico de la firma legal Santamarina + Steta, mencionó que el reconocimiento regulatorio hecho por la CONDUSEF de la firma autógrafa digitalizada, que permite utilizar rasgos caligráficos captados a través de dispositivos móviles cual nuestra firma en la pantalla, como forma jurídicamente válida y vinculante para confirmar la contratación de servicios financieros con las Instituciones de Tecnología Financiera a través de éstos dispositivos. Lo anterior representa una de las grandes ventajas de su operatividad.

“Uno de los objetivos de la regulación Fintech es promover el acceso del público a servicios financieros, lo cual hace relevante la materia de transparencia y ordenamiento de los servicios financieros. Esta regulación plantea aspectos contractuales, como su firma, al igual que de estados de cuenta y comprobantes de operación, aunado a la protección de datos personales de los mismos”, agregó el especialista.

        

El sector financiero Fintech abre la puerta a la expansión y modernización de nuevos modelos de negocios en los servicios financieros

Rodrigo Orenday explicó que todas estas medidas abonarán al desarrollo de las operaciones del sector fintech en México, adecuando el marco normativo a la innovación y modernización que requieren estos negocios, además de aportar certeza y claridad para los usuarios de estas tecnologías.