La Ley Nº 29946 – Ley del Contrato de Seguro, (LCS) en su artículo I piensa en aquellos seguros en los cuales existe una disparidad negocial entre el asegurado y la aseguradora, a tal punto que el mismo artículo hace remisión al Código de Protección y Defensa del Consumidor.

La LCS trae problemas al denominado seguro de grandes riesgos.

Uno de los principales problemas es la aplicación del plazo de pronunciamiento del asegurador - articulo 74 de LCS - , ello bajo apercibimiento de declararse el siniestro consentido, lo cual en siniestros de gran envergadura es imposible cumplir, siendo que ello empuja a rechazos de siniestros con limitaciones marcadas.

La solución para quienes quieren mantener la LCS como esta, es la aplicación del artículo III del Título I de la Ley, que establece: “El contrato de seguro se celebra por adhesión, excepto en las cláusulas que se hayan negociado entre las partes y que difieran sustancialmente con las pre-redactadas”.

La remisión al mencionado artículo III, únicamente permite que, dado que estamos ante un contrato negociado no se apliquen las reglas del contrato de adhesión, en seguro de grandes riesgos, esto es no cabe aplicar la interpretación contra proferentem.

Pero, la aplicación del artículo III, no es una solución ya que las partes no podrían, aunque sea su voluntad, pactar en contra de lo establecido en el artículo 74 de la LCS, por tener esta carácter imperativo.

Esperamos que el tema se aborde con seriedad en beneficio del mercado asegurador.

This article was co-authored by Pedro Richter Valdivia at Torres Carpio Portocarrero & Richter Abogados in partnership with DAC Beachcroft LLP.