El pasado 19 de diciembre de 2018, Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación, en conjunto con el Comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Tonatiuh Guillén López dieron a conocer el Programa de Política Migratoria 2018-2024 que busca atender la migración a través de (i) el respeto a los derechos humanos de los migrantes y (ii) el desarrollo en Centroamérica y el sureste de México, mediante la restructuración y modernización del INM. El principal objetivo de esta nueva política migratoria es transformar al INM para procurar la protección de los derechos humanos y que, a su vez, sea una institución moderna y garantice la transparencia de los procesos. Asimismo, tiene como finalidad priorizar a los mexicanos que se encuentran en el extranjero poniendo especial atención a la repatriación de connacionales.

Para llevar a cabo este programa, se planea reformar los reglamentos y procedimientos migratorios con el fin de garantizar el cumplimiento de los mismos siguiendo los principios de transparencia, certidumbre, legalidad, eficiencia y respeto de los derechos humanos. El INM establecerá estrategias para una movilidad segura, ordenada y regular desde Centroamérica, ajustando los criterios vigentes para la emisión de visas de turismo, Tarjetas de Trabajador Fronterizo y Tarjetas de Visitante Regional.

Con el programa de regularización de extranjeros en México, se intentará favorecer la inclusión social y económica, además de potenciar su contribución al desarrollo del país. De igual manera, se implementará un programa de inmigración de extranjeros y retorno de mexicanos con alta formación y especialización científica, técnica, profesional y artística.