Se declara la nulidad del despido de 29 trabajadores que no fueron subrogados en el marco de una sucesión de empresa por superarse los umbrales del despido colectivo.

Sentencia núm. 8/2017 del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de fecha 21 de marzo de 2017 (JUR\2017\65692)

La cuestión esencial planteada se centra en determinar si la reversión del servicio de desarrollo de software para la gestión y recaudación de tributos y otros ingresos de derecho público al Ayuntamiento contratante, es o no subsumible en el marco del fenómeno de sucesión empresarial que se contempla en el Estatuto de los Trabajadores y Directiva 2001/23/CE. Al respecto, el ayuntamiento se niega a asumir la condición de empleador de los trabajadores adscritos a la contrata sustentándose en el fundamento de que tal subrogación colisionaría con los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad.

El Tribunal entiende que está comprendida en el ámbito de aplicación de esta directiva la situación en la que los trabajos de desarrollo de software realizados por la empresa –en ejecución y cumplimiento del reiterado contrato de colaboración para la gestión tributaria y recaudatoria de tributos y otros ingresos de derecho público– han permitido crear y mejorar las aplicaciones y productos informáticos y los fi cheros que constituyen los activos transmitidos al ayuntamiento, los cuales, forman una unidad de producción susceptible de explotación o gestión separada pues comportan un soporte sufi ciente para mantener en vida la actividad empresarial precedente.

Así lo evidencia el hecho de que durante ocho años la empresa ha asumido de modo efectivo, sin que consten irregularidades o anomalías, la colaboración en la gestión recaudatoria tanto en periodo voluntario como ejecutivo de los créditos tributarios y demás de derecho público que correspondían al ayuntamiento, así como las multas o sanciones derivadas de denuncias de la policía local y la gestión catastral.

Por tanto, la negativa de la entidad local demandada a reconocer la existencia de un fenómeno de sucesión empresarial y la consecuente falta de subrogación en los derechos y obligaciones que integran las relaciones laborales de los trabajadores de la empresa adscritos al servicio objeto de la contrata ha de considerarse una decisión extintiva de los contratos de trabajo que es constitutiva de despido y que, afectando a veintinueve de los treinta y seis trabajadores de aquella empresa adscritos al centro de trabajo, es de carácter colectivo, mereciendo la califi cación de nulo al haberse omitido la observancia de todos los requisitos en él exigidos