Ahora las operaciones de financiamiento del sector marítimo local e internacional gozan de nuevos incentivos fiscales, migratorios y laborales otorgados a las empresas prestatarias para transacciones de financiamiento desde la República de Panamá, según indica la Ley N° 50 de 28 de junio de 2017.

Para acogerse a los beneficios que otorga la ley, es necesario solicitar una certificación avalada por el Consejo Certificador y Supervisor de Entidades de Financiamiento Marítimo, donde se reconozca al interesado como una entidad de financiamiento marítimo.

De igual forma los proyectos marítimos financiables que desean acogerse a los beneficios otorgados por la ley deberán contar con una certificación que avale el proyecto marítimo financiable, la cual es otorgada por la Autoridad Marítima de Panamá. 

Dentro del Régimen Marítimo Especial, una novedad es que para los extranjeros contratados por entidades de financiamiento marítimo o para trabajar en proyectos marítimos financiables, que obtengan su permiso migratorio para residir en Panamá, podrán solicitar el permiso de salida y entrada múltiples por la misma vigencia que el permiso migratorio otorgado.

Desde la perspectiva fiscal, no se generará el Impuesto sobre la Renta provenientes de:

  • Empresas que se instauren en Panamá con el fin de crear astilleros de construcción de barcos comerciales, yates, buques militares y otro tipo de barcos para transporte de mercancías o pasajeros y/o empresas dedicadas a proyectos marítimos financiables.
  • Ingresos provenientes de intereses y comisiones que devenguen los bancos y/o entidades financiamientos marítimos, siempre y cuando cumpla con la acreditación obligatoria.
  • Ingresos provenientes de seguros y reaseguros que aseguren créditos de entidades de financiamiento marítimo y/o de proyectos marítimos financiables. 

El principal beneficio: dichos incentivos fiscales otorgados en la nueva ley tienen una vigencia de 20 años, es decir hasta 2037.