El aplazamiento de la percepción de la retribución pactada, así como de la paga extraordinaria de Navidad ya devengada, no deben entenderse incluidas entre las materias sobre las que se permite inaplicar el convenio colectivo.

Sentencia de la Audiencia Nacional de fecha 7 de abril de 2017 (JUR\2017\93840)

El presente procedimiento tuvo por objeto la impugnación por parte de la empresa de una decisión de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos.

En concreto, la referida decisión respondía a una solicitud de una empresa que solicitaba la inaplicación de determinadas condiciones del convenio colectivo aplicable en el sentido aplazar la fecha de pago de la paga extra de navidad correspondiente al año anterior y el fraccionamiento y aplazamiento del abono de las nóminas mensuales.

En este punto, entiende el Tribunal, con cita de precedentes del Tribunal Supremo, que el listado de materias sobre las que se permite el “descuelgue” o inaplicación de las condiciones del convenio colectivo constituye un “numerus clausus”. De este modo, cuando el artículo 82.3 del Estatuto de los Trabajadores permite la inaplicación del convenio en materia de “d) sistema de remuneración y cuantía salarial” hace referencia a los criterios o reglas que fi jan los distintos conceptos retributivos y la manera de percibir los mismos, pero nunca a la fecha de pago.

Es más, de acuerdo con esta sentencia de la Audiencia Nacional, la percepción puntual de la remuneración pactada o legalmente establecida, no puede tener encaje en dicho precepto, en tanto que se encuentra dentro de los derechos básicos de la relación de trabajo que el Estatuto reconoce a los trabajadores.

Por lo que se refi ere a la demora de la paga extra de Navidad correspondiente al año anterior, en la medida en que ya está devengada, la Audiencia Nacional recuerda lo ya manifestado por el Tribunal Supremo. En este sentido, se ha mantenido por este último órgano que “la inaplicación del convenio aplicable no puede tener efectos retroactivos, porque regula las condiciones del trabajo que se va a realizar, pero no los derechos ya nacidos y consumados por pertenecer ya al patrimonio del trabajador.”

De esta forma, la Audiencia Nacional concluye que (i) el momento de percepción del salario no es susceptible de ser alterado por el mecanismo de descuelgue y (ii) que este mecanismo sólo puede tener efectos a partir del momento en que se acuerda la medida.