Las sentencias del Tribunal Supremo de 31 de enero de 2022 y concordantes han declarado inaplicable el anterior sistema de financiación de bono social, que hacía recaer esta obligación en las comercializadoras de electricidad. El Tribunal Supremo, siguiendo la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea plasmada en su sentencia de 14 de octubre de 2021, ha considerado que el sistema que hacía recaer la obligación de financiación únicamente en un tipo de empresas del sector eléctrico (las comercializadoras) carece de justificación objetiva, es discriminatorio y contrario a las previsiones de la Directiva 2009/72/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de julio de 2009 sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad y por la que se deroga la Directiva 2003/54/CE.

En este contexto, se hacía necesaria la aprobación de un nuevo sistema de financiación por el que se regulara de nuevo la financiación del bono social, cumpliendo con los criterios descritos en las citadas sentencias. Este nuevo sistema ha sido finalmente articulado mediante las previsiones del Real Decreto-Ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania (RDL 6/2022).

¿Quiénes son los nuevos sujetos obligados?

El bono social y la financiación correspondiente del coste de suministro de los consumidores vulnerables severos [artículo 52.4 j de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico (LSE)] y de los impagos de familias con menores, dependientes o discapacitados (artículo 52.4 k de la LSE) será asumido por todos los sujetos del sector eléctrico, esto es, por las empresas que operen en producción, transporte, distribución, comercialización y consumidores directos de electricidad.

¿En qué consiste el nuevo sistema de reparto?

El nuevo sistema de reparto supone, en primer lugar, el reparto de las cantidades a financiar entre cada una de las actividades citadas, teniendo en cuenta la facturación agregada (sin impuestos) de cada una de las actividades y en el caso de los consumidores directos, la facturación asociada a la energía adquirida en el mercado.

Una vez establecido dicho reparto entre actividades, se establecerán los valores unitarios por actividad. Este cálculo se llevará a cabo de manera proporcional según los siguientes criterios:

  • Producción: valor unitario proporcional a la producción (euro por megavatio hora).
  • Transporte: valor unitario en función de la retribución percibida por el desarrollo de esta actividad (euro por euro retribuido)
  • Distribución: valor unitario proporcional a la cuota de clientes conectados a la red (euro por CUPS)
  • Comercialización: valor unitario proporcional a la cuota de clientes suministrados (euro por cliente).
  • Consumidores directos: valor unitario proporcional a la energía adquirida (euro por megavatio hora).

Los sujetos que participen en más de una actividad de la cadena de suministro de energía eléctrica deberán asumir las cuantías que correspondan por cada una de las actividades ejercidas.

Además, se prevé que en el plazo de seis meses desde la entrada en vigor del Real Decreto-Ley se proceda a la modificación de las disposiciones relativas a la retribución de actividades reguladas (cabe suponer que para incluir en dicha retribución como coste a resarcir el asumido en virtud del nuevo mecanismo).

¿Cómo se lleva a cabo el reparto?

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) propondrá con carácter anual, el reparto de las cantidades a financiar, planteando el reparto entre actividades y también los valores unitarios para cada una de las actividades.

Esta información será determinada a partir de las estimaciones y los datos provisionales de que se disponga, teniendo en cuenta el volumen de energía previsiblemente generada por los productores y adquirida por comercializadores y consumidores directos en mercado, el precio medio estimado del mercado y la retribución prevista de los sujetos titulares de las instalaciones de transporte y de los distribuidores de electricidad. Teniendo en cuenta la propuesta de la CNMC, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, previo trámite de audiencia, aprobará la orden con los valores a aplicar para cada actividad de la cadena de suministro y los valores unitarios para cada segmento de actividad.

Además, también se explicita que las cantidades soportadas por las comercializadoras de referencia tras las sentencias del Tribunal Supremo de 31 de enero de 2022 (es decir, el coste del bono social que no les ha sido resarcido desde las sentencias del Tribunal Supremo hasta la publicación del RDL 6/2022) serán asumidas por los sujetos obligados a financiar el bono social conforme al sistema de reparto establecido en el RDL 6/2022.

Será necesario esperar a la publicación en la web de la CNMC de la información relativa a la facturación estimada de cada segmento, así como a la propuesta de reparto, para conocer con exactitud qué elementos van a tomarse en consideración y cómo se van a interpretar determinados criterios de reparto y, así, poder realizar un análisis sobre ellos.

¿Cuáles son los valores aplicables de forma provisional?

Para el año 2022, la CNMC dispone de un mes desde la entrada en vigor del RDL 6/2022 para realizar su propuesta sobre los valores a aplicar. No obstante, se prevé que hasta que se apruebe la orden correspondiente al año 2022, los valores unitarios a aplicar serán los siguientes:

  • El valor unitario correspondiente a la actividad de producción será de 1,030790 €/MWh.
  • El valor unitario correspondiente a transporte será de 0,004128 €/€ retribuido.
  • El valor unitario correspondiente a distribución será de 0,831378 €/CUPS.
  • El valor unitario correspondiente a comercialización será de 11,146973 €/cliente.
  • El valor unitario correspondiente a los consumidores directos en mercado será de 1,030790 €/MWh adquirido en el mercado de producción.

¿Cuál es el procedimiento de liquidación de las cantidades a financiar?

Las aportaciones que deba realizar cada uno de los sujetos obligados se depositarán mensualmente (por sí mismos o a través de sus representantes) en una cuenta específica, en régimen de depósito, creada al efecto por la CNMC.

La aportación mensual de cada sujeto se calculará de la siguiente forma:

  • Los productores depositarán la cuantía resultante de aplicar el valor unitario sobre su último programa horario final, incluyendo el resultado de los servicios de ajuste en cada mes.
  • Los sujetos titulares de instalaciones de transporte depositarán la doceava parte de la cuantía resultante de multiplicar el valor unitario por la retribución percibida anual según la última disposición aprobada.
  • Los distribuidores depositarán la doceava parte de la cuantía resultante de aplicar el valor unitario por el número de CUPS conectados a su red el último día del mes al que se refiera la aportación.
  • Los comercializadores depositarán la doceava parte de la cuantía resultante de aplicar el valor unitario por el número de clientes que tengan el último día del mes al que se refiera la aportación.
  • Los consumidores directos en mercado depositarán la cuantía resultante de aplicar el valor unitario sobre su último programa horario final, incluyendo el resultado de los servicios de ajuste.

La CNMC recabará la información necesaria para calcular las aportaciones y procederá a la liquidación de las mismas.