Los trabajadores temporales tienen derecho al disfrute de la excedencia voluntaria en las mismas condiciones que los trabajadores indefinidos. 

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Burgos, de fecha 24 de enero de 2018 [JUR\2018\66913]

La trabajadora demandante prestaba servicios para un Ayuntamiento desde el 2 de abril de 2008 en virtud de un contrato de interinidad a tiempo completo. 

La trabajadora solicitó una excedencia voluntaria, la cual fue denegada por el Ayuntamiento por ser incompatible con el contrato de interinidad. 

La trabajadora, ante la negativa del Ayuntamiento a concederle la excedencia voluntaria solicitada, interpuso demanda ante los Juzgados de lo Social de Soria, siendo desestimada dicha demanda. Frente a dicha sentencia, la trabajadora interpuso recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (“TSJ”).

Finalmente, el TSJ se apartó de la solución alcanzada por el Juzgado de lo Social de Soria concluyendo, de conformidad con la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y en interpretación de la Directiva 99/70, que la temporalidad o duración del contrato no es obstáculo para conceder la solicitud de excedencia voluntaria a un trabajador.

En concreto, el TSJ sostiene que la Directiva 99/1970 establece una serie de disposiciones mínimas relativas al trabajo de duración determinada cuya finalidad no es otra que garantizar una igualdad de trato y, por ende, no discriminatoria de los trabajadores con un contrato de duración determinada con respecto a los contratos indefinidos por el mero hecho de la duración del contrato.

Como consecuencia de lo anterior, el TSJ concluye que la naturaleza de la relación laboral, o el hecho de que no se prevean disposiciones en la normativa nacional con respecto al derecho a la excedencia de los trabajadores cuyo contrato es temporal, no es óbice o justificación suficiente para que pueda existir una diferenciación y/o discriminación con respecto a los trabajadores indefinidos. 

Finalmente, para reforzar su argumentación con respecto a la imposibilidad de establecer un trato diferente para los empleados temporales e indefinidos, el TSJ se apoya en el hecho de que la regulación contemplada en el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores, en relación con los contratos temporales, establece la equiparación de derechos entre los trabajadores temporales e indefinidos (refiriendo la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que sostiene dicha interpretación).