Como lo informó previamente Holland & Knight, el Secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, firmó la adhesión de México al Convenio del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). (Véase la alerta de Holland & Knight, "Consecuencias para México tras suscribir el Convenio del CIADI," 11 de enero de 2018).

Después de la aprobación del Senado mexicano el 26 de abril de 2018, el presidente saliente Enrique Peña Nieto promulgó el acuerdo el 21 de agosto de 2018, el cual entró en vigor el pasado 26 de agosto de 2018, convirtiendo así a México en el 154º Estado miembro del Convenio CIADI.

Unirse al Convenio del CIADI es congruente con las políticas establecidas por México desde hace años para promover y alentar la inversión extranjera en las actividades económicas del país, y enmienda el papel de México como uno de los últimos países que no eran miembros de la Convención (Canadá igualmente tardó mucho tiempo en unirse al CIADI, no volviéndose miembro hasta el 2013).1

El CIADI es una organización intergubernamental del Grupo del Banco Mundial, creada a través de un tratado internacional llamado "Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de Otros Estados" (el Convenio del CIADI). El Convenio del CIADI proporciona servicios de apoyo y normas de procedimiento para la conciliación y el arbitraje de disputas relacionadas con la inversión, entre otros.

Al convertirse México en miembro, prácticamente todas las disputas de inversión internacional que se inicien contra el país podrán sujetarse al Convenio del CIADI y a las Reglas de Conciliación y Arbitraje.2 Esto es particularmente importante para los inversionistas extranjeros que ahora pueden beneficiarse del mecanismo de cumplimiento de la Convención del CIADI, el cual facilita la ejecución de los laudos arbitrales. En ese sentido, la adhesión de México al Convenio del CIADI también debe considerarse un evento relevante para las empresas mexicanas que invierten en el extranjero.

Sin embargo, es importante señalar que ser miembro del Convenio del CIADI no se traduce en una posibilidad para que los inversionistas extranjeros en México tengan acceso directo al arbitraje inversionista-Estado (ISDS). Arbitrar bajo el sistema del CIADI es una opción prevista en los acuerdos bilaterales de inversión o de libre comercio, o mediante contratos de inversión suscritos por un país. Por ejemplo, si los EE.UU. llegaran a denunciar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los inversionistas estadounidenses y sus inversiones ya no tendrían acceso al mecanismo ISDS contra México (y vice versa), a pesar de la membresía del CIADI en México. (Véase la alerta de Holland & Knight, "Los inversionistas estadounidenses se enfrentan a una posible pérdida de arbitraje de bajo el TLCAN," 6 de abril de 2018).