El 27 de septiembre de 2017, la SUSEP publicó la Resolución no. 350/2017 proporcionando las reglas para poder realizar una retrocesión aceptada, por las aseguradoras locales y sus intermediarios.

La Resolución autoriza la retrocesión entre compañías locales de seguros y compañías extranjeras de reaseguro no registradas ante la SUSEP. Dichas operaciones podrán ser también intermediadas por brokers extranjeros de reaseguros no registrados ante la SUSEP.

Por otra parte, la nueva Resolución prohíbe la aceptación de retrocesión por entidades de planes de pensiones y cooperativas autorizadas para operar con seguros, así como por aseguradoras autorizadas para operar exclusivamente con micro-seguros o con DPVAT (Seguros obligatorios de Responsabilidad Civil para vehículos motor).

Otras aseguradoras, no incluidas en las categorías mencionadas en el párrafo anterior, podrán celebrar contratos de retrocesión únicamente en las líneas de negocio para los que se encuentran autorizadas por la SUSEP, y deberán cumplir con los requerimientos de las regulaciones aplicables a los contratos de reaseguro. Dicha retrocesión no podrá exceder del 2% de las primas emitidas a nivel local, considerando la totalidad de sus operaciones en cada año calendario.

Excepcionalmente, SUSEP podrá autorizar la retrocesión por aseguradoras locales hasta por el 3% de las primas emitidas, si se comprueba alguna de las razones técnicas justificables previstas en la regla.

Aunado a lo anterior, SUSEP define el término “spiral risks”2 como la aceptación de contratos de retrocesión automaticos y/o facultativos relacionados con los riesgos previamente aceptados por la retrocesionaria en contratos de seguros y/u otros contratos de retrocesión. La Resolución busca evitar operaciones sucesivas a través de la aceptación del mismo riesgo por operaciones distintas, priorizando la pulverización de riesgos en el mercado.

This article was co-authored by Marcia Cicarelli Barbosa De Oliveira and Laura Pelegrini at Demarest in partnership with DAC Beachcroft LLP.