Se considera incumplimiento muy grave el comportamiento de la empleada que, habiendo solicitado reducción de la jornada y siendo esta aceptada por la empresa, continúa cobrando el mismo salario, sin comunicar a la empresa el error.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia de fecha 29 de marzo de 2017 [JUR\2017\119777]

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Murcia resuelve un recurso de suplicación interpuesto por una trabajadora contra la sentencia del juzgado de lo social desestimatoria de su demanda de despido.

Según los hechos probados de la sentencia, la trabajadora había solicitado una reducción de jornada del 50% por cuidado de hijo menor que le fue concedida por la empresa. Durante un año, la trabajadora estuvo disfrutando de dicha reducción en su jornada sin que su salario se redujese en la misma proporción.

Dos semanas después de que la trabajadora recuperase su jornada completa, la empresa le requirió para que en el plazo de 48 horas devolviera la diferencia entre el salario que había percibido durante su reducción de jornada y el que le hubiera correspondido percibir en atención a esta circunstancia.

El Tribunal entiende que es un hecho acreditado que la trabajadora conocía este error desde el segundo mes de reducción de jornada y que, a pesar de ello, no lo comunicó a la empresa en ningún momento.

Tras haber reclamado a la trabajadora dichas diferencias salariales extrajudicialmente, finalmente la empresa interpuso una reclamación de cantidad frente a la trabajadora, a la que ésta se opuso en fase de reclamación administrativa previa.

Finalmente, la empresa comunicó a la trabajadora su despido disciplinario, sobre la base de una trasgresión de la buena fe contractual y abuso de confianza, al haber omitido el error en el pago por parte de la empresa cuando la empleada era totalmente consciente del mismo.

El Tribunal considera que la gravedad de los hechos es merecedora del despido disciplinario, confirmando la declaración de procedencia del mismo.