El 30 de noviembre del 2018, el presidente Trump cumpli su promesa de campaa y celebr un nuevo acuerdo con Mxico y Canad para reemplazar el Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte (TLCAN) con el Tratado entre Mxico, Estados Unidos, y Canad (T-MEC). Para que el nuevo acuerdo sea vigente, los congresos de los tres pases deben ratificarlo. El Senado de Mxico aprob las reformas laborales, una condicin previa de los EE. UU. en las negociaciones iniciales, y adems fue el primer pas que ratifico el acuerdo en junio del 2019. Es probable que el Parlamento canadiense ratifique el acuerdo despus de sus elecciones federales que se llevaran a cabo el 21 de octubre. La profunda interconexin entre las tres economas de Amrica del Norte produce un camino slido hacia la ratificacin del T-MEC. La aprobacin en el Senado estadounidense controlado por el partido republicano es probable, por lo tanto la aprobacin del acuerdo depende de la Presidenta de la Cmara de Representantes, Nancy Pelosi (D-NY). Ella permitir que el acuerdo sea debatido y determinara la fecha de esta accin lo cual depende del ambiente poltico en la Cmara para lograr la aprobacin con una simple mayora requiriendo 218 votos afirmativos. Factores como el procedimiento de destitucin, las elecciones del 2020 y el apoyo de los sindicatos pueden cambiar el impulso actual de un lado a otro en cualquier momento. El calendario legislativo tiene aproximadamente 20 das hbiles antes del Da de Accin de Gracias, el 28 de Noviembre, recortando las posibilidades de aprobacin y volviendo las ms difcil de predecir.

La aprobacin de los tratados de libre comercio en el Congreso estadounidense han sido histricamente polmicas, pero los factores polticos que rodean el T-MEC ofrecen otros obstculos interesantes que debern ser superados. La Presidenta de la Cmara, Nancy Pelosi, dice estar comprometida con la aprobacin del acuerdo, pero el grupo demcrata es diverso y estn divididos en cuanto a cmo se deben resolver los cuatro temas espinosos incluyendo: las reformas laborales, el cumplimento de la reglamentacin actualmente en el acuerdo, protecciones medioambientales y los precios de los medicamentos recetados. A pesar de los obstculos, Nancy Pelosi es una negociadora astuta y una lder poderosa. Su trayectoria muestra su habilidad de lograr el consenso entre los demcratas cuando ms se necesita. Lo ms probable es que la Presidenta de la Cmara tendr suficiente apoyo de las coaliciones dentro del partido demcrata que tienden a favorecer el comercio, como los New Democrats y Blue Dogs, para llegar a los 218 votos necesarios. Es posible que logre una demostracin ms amplia de unidad y apoyo que sobrepase el voto mnimo establecido por ley para la aprobacin. La manera ms fcil de lograrlo es llegando a un consenso en los cuatro temas previamente mencionados y obteniendo la aprobacin de los sindicatos.

La Presidenta Pelosi design a un grupo demcrata de nueve integrantes liderado por el presidente de la Cmara del Comit de Medios y Arbitrios, Richard Neal (D-MA) para que trabajen los cuatro temas problemticos que an no han sido resueltos. El grupo de trabajo se rene regularmente con la Casa Blanca, el Representante de Comercio de los Estados Unidos (U.S. Trade Representative, USTR) Robert Lighthizer, lderes de sindicatos y funcionarios de Mxico con la esperanza de resolver las diferencias en estos temas. Desde su primera reunin con el embajador Lighthizeren en junio, el grupo de trabajo ha progresado de manera firme y concreta. Los informes indican que ha habido una slida relacin de trabajo entre los demcratas y el embajador Lighthizer mientras han negociado de "buena fe" durante todo el verano. Ambos grupos han intercambiado contrapropuestas, pero an quedan varios temas por resolver y incertidumbre que Mxico cumplir con la reglamentacin actualmente en el acuerdo sigue siendo un punto de conflicto importante.

Durante el receso de octubre, el Presidente del Comit de Medios y Arbitrios, el Sr. Neal, y cuatro miembros de la Cmara viajaron a Mxico para una segunda reunin con funcionarios del gobierno para discutir temas del cumplimiento de la reglamentacin actualmente en el acuerdo, y regresaron diciendo que an no estn satisfechos con el progreso logrado por Mxico en cuanto al tema. Especficamente, a los demcratas y a los lderes de sindicatos en EE. UU. les preocupa que el presupuesto del 2020 de Mxico no est asignando suficientes fondos para implementar sus nuevas leyes de reforma laboral. Los sindicatos tienen una influencia considerable sobre la decisin de la Presidenta Pelosi en cuanto al avance de la ratificacin del T-MEC; y lo ms probable es que ella espere el visto bueno de los sindicatos indicando que el presupuesto de Mxico y los cambios en sus disposiciones de ejecucin son aceptables. El presidente de la Federacin Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations, AFL-CIO), Richard Trumka, declar que los sindicatos no apoyaran el T-MEC como est actualmente redactado porque no podr ser efectivamente ejecutado. Adems, le advierten a los lderes demcratas que no cedan ante la presin de los republicanos simplemente para acelerar la aprobacin del acuerdo. Mientras tanto, la actual huelga laboral de los Trabajadores Automotrices Organizados (United Autoworkers,UAW), actualmente en su cuarta semana de manifestacin, complica an ms el corto tiempo que queda en el calendario legislativo para la ratificacin del acuerdo. UAW no apoya el T-MEC, y es poco probable que la Cmara someta el acuerdo a un voto mientras la organizacin est en huelga.

Otros temas que podran inclinar la balanza son el procedimiento de destitucin por la Cmara y el ciclo electoral del 2020. Esta semana, el Presidente Trump adopt una posicin desafiante que altera an ms la dinmica poltica de estas circunstancias al anunciar que la Casa Blanca no cooperar con las investigaciones del congreso. Antes de estas circunstancias los demcratas tenan la opcin de diferir el voto de ratificacin T-MEC con la opcin de modificarlo despus de las elecciones, con un bajo costo econmico. A la Presidenta de la Cmara, Nancy Pelosi, ahora le conviene demostrar que los demcratas pueden lograr una propuesta legislativa bipartidista mientras llevan a cabo la investigacin. Ella ha enfatizado que los demcratas "continan avanzando hacia la aprobacin" del acuerdo este otoo, a pesar del procedimiento de destitucin. El gobierno de Trump necesita garantizar la aprobacin del T-MEC para silenciar las preocupaciones de los miembros republicanos cuyos distritos dependen en gran medida del comercio con Canad y Mxico. Es debatible hacia qu lado se inclinar la balanza cuando llegue el momento en que el Presidente Trump o la Presidenta de la Cmara de Representantes, Nancy Pelosi, deben elegir entre lograr un acuerdo comercial de alta prioridad o compartir la gloria uno con el otro.

Segn el contexto poltico, cualquiera de estos obstculos puede cambiar o bloquear el camino hacia la aprobacin, pero independientemente el camino sigue ah. Los republicanos y los demcratas les interesa que el T-MEC sea aprobado y han invertido mucho en las negociaciones para lograrlo. El Presidente Trump quiere terminar el proceso de aprobacin del T-MEC tal cual como le prometi a su base de votantes en industrias manufactureras del Medio Oeste de EE.UU. Los demcratas quieren negociar un mejor acuerdo de libre comercio en las reas de reformas laborales y protecciones medioambientales. Pero la mayora de los estadounidenses, cuya posicin poltica es moderada, quieren renovar su fe en que el Congreso y creer que an puede desempearse y cumplir su funcin legislativa. En cuanto a todos estos votantes, la aprobacin del T-MEC puede ser el camino ms fcil para demostrarlo.