INDUSTRIA Y COMERCIO: Infracción de la Ley de Defensa de la Competencia por realización de recomendación colectiva sobre el precio de compra de la uva para la elaboración de vino amparado por la Denominación de Origen Valdepeñas. Sentencia de la Audiencia Nacional (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 6ª) de 23 de diciembre de 2013.

Constituye el objeto del recurso la Resolución de la Comisión Nacional de la Competencia de 29 de noviembre de 2012 por la que se impone multa a la asociación de empresarios vitivinícolas recurrente por la infracción del artículo 1 de la Ley 15/2007, de 17 de julio, de Defensa de la Competencia.

Considera la Sala, resumiendo la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo existente al respecto que, para que una recomendación colectiva se incluya entre las conductas prohibidas del artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia, es preciso: (i) que existan conductas conscientemente concurrentes de dos o más empresas; (ii) que establezcan una recomendación expresada bajo cualquier forma, con la finalidad de unificar comportamientos empresariales, sin que sea necesario que sean vinculantes, por tratarse precisamente de recomendaciones; (iii) que tengan aptitud suficiente para poder incidir en el mercado, aunque no se consiga dicho efecto necesariamente.

La Audiencia Nacional considera que la intención de la asociación recurrente de fijar los precios vinculantes en las tablillas a aplicar a los productores de uva, eludiendo el acuerdo alcanzando merced a la intervención de la Administración, se desprende de las circulares y correos electrónicos remitidos a empresas de la asociación con el objeto de armonizar la política comercial de compra de la uva, así como de la rueda de prensa ofrecida por el Secretario de la asociación recurrente que, más allá de los puros circunloquios iniciales emitidos para indicar que no se trataba de enervar la libertad de actuación de cada empresa en los precios de la uva, contenía en sus declaraciones una clara recomendación colectiva, al indicar que el descenso de los precios del vino en un 15% había de repercutir, precisamente, en los productores de uva, lo que se anunció a las demás empresas bodegueras como una consecuencia necesaria, en claro perjuicio para el sector productor, constituyendo el mensaje o contenido esencial que se quería verdaderamente transmitir el de que fuesen los productores de uva quienes asumiesen el descenso de los precios en el sector.

Por consiguiente, entiende la Audiencia Nacional que existía una verdadera intención de formular una recomendación para que el sector bodeguero no asumiese el descenso de los precios producido y se repercutiese en los productores, por lo que la rueda de prensa constituyó una verdadera recomendación colectiva en los términos del art.1 de la Ley 15/2007, que no requiere de prueba alguna del perjuicio causado al mercado, más allá de su determinación para la fijación de la cuantía, que en el presente caso por imponerse en un 3% del mercado afectado se considera claramente proporcionada. Por tales motivos, la Audiencia Nacional desestimó el recurso y confirmó la Resolución de la Comisión Nacional de la Competencia por ser ajustada a Derecho.