En nuestro país el nuevo gobierno ha mostrado durante todo el 2016 una política de apertura al mundo, lo que seguramente traerá aparejado un cambio en lo que respecta a tratados de cooperación internacional en materia de propiedad industrial.

Al respecto, un golpe de timón ocurrió a mediados de 2016, con la designación del nuevo Presidente del Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI), el Dr. Dámaso Pardo, quien cuenta con una larga trayectoria en Propiedad Intelectual. Entre sus primeras medidas, se destaca la emisión de la Resolución 56/2016, del 19 de septiembre de 2016, por la que los solicitantes de patentes pueden solicitar un examen acelerado de una solicitud de patente. Esto sumado al aumento de la planta de examinadores tiende a acelerar el estudio de patentes y disminuir el atraso existente.

Desde la llegada de Pardo al INPI, es cada vez más grande la expectativa porque la Argentina comience a formar parte del Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT, por su sigla en inglés). No obstante, el ingreso de nuestro país al PCT es aún incierto, dado que depende de la aprobación del Congreso Nacional, y hasta hoy no se conocen proyectos formales con tal propósito.

Por último, también ha habido novedades en lo que respecta a Marcas. Mediante la Disposición Nº M-2.150 del 18 de noviembre de 2016, el INPI ha procedido a actualizar el Reclasificador de productos y servicios, comenzando a regir desde el 1º de enero de 2017 la 11º Edición de Niza.

Esperamos que el 2017 sea un año con más cambios en la misma dirección, que permitan a la Argentina sumarse a los tratados internacionales que aún están pendientes, y fortalecer así su sistema de Propiedad Industrial e Intelectual.