El Puerto de La Unión es una obra logística de importancia para El Salvador y  la región, pero continúa sin operar por problemas en el canal de acceso y un grado de azolvamiento significativo, problemas que tienen un costo estimado de US$25 millones para resolverse.

El asesor de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (Cepa), Carlos Paredes, indicó que las mejores condiciones se presentan en los 17 kilómetros de canal externo, donde el canal tiene una profundidad promedio de 10 metros. Mientras en el canal interno, es decir, unos cinco kilómetros antes de llegar al puerto, "hay áreas de mayor azolve" por la sedimentación y otros factores, incluyendo mareas.

"Bajo estas circunstancias, el problema es con los barcos de gran calado porque, entre el casco y los montículos, hay una distancia estimada de siete y ocho metros. Es algo que estamos considerando antes de la licitación de la concesión", indicó Paredes.