La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ("CNMC") ha aprobado, en el ejercicio de las nuevas competencias regulatorias que le fueron atribuidas al iniciarse el año 20191, las Circulares 5/2019, 6/2109 y 7/2019 de la CNMC. Estas Circulares, que han sido publicadas en el Boletín Oficial del Estado ("BOE") del 19 de diciembre de 2019, entrando en vigor al día siguiente, determinan el marco retributivo de las actividades de distribución y transporte de energía eléctrica en el segundo período regulatorio (que comienza el 1 de enero de 2020 y termina el 31 de diciembre de 2025).

1. Objeto y alcance de las Circulares

Tal y como luego se expondrá, las referidas Circulares son esencialmente continuistas respecto de la metodología y régimen retributivo que resultaban de las normas reglamentarias hasta ahora vigentes (a saber, el Real Decreto 1047/2013, de 27 de diciembre, y la Orden IET/2659/2015, de 11 de diciembre, para la actividad de transporte, así como el Real Decreto 1048/2013, de 27 de diciembre, y la Orden IET/2660/2015, de 11 de diciembre, para la actividad de distribución).

Además, ha de recordarse que uno de los parámetros esenciales de la retribución de estas actividades, a saber, la Tasa de Retribución Financiera ("TRF"), ya había sido fijado con anterioridad en la Circular 2/2019, de 12 de noviembre (BOE de 20 de noviembre de 2019), cifrándose en un 6,003% para el ejercicio 2020 y en un 5,58% para los restantes ejercicios (2021-2025) del período regulatorio.

Por lo demás, debe tenerse en cuenta que, si bien dichas Circulares desplazan buena parte del contenido de esas normas preexistentes (que no será ya de aplicación en el segundo período regulatorio), no las dejan sin efecto en su totalidad, conservando vigencia en extremos de gran relevancia (particularmente en lo relativo a la fijación de límites a la inversión susceptible de retribución y a la aprobación de los planes de inversión, que siguen siendo competencia del Gobierno).

De hecho, a fin de esclarecer el marco normativo de aplicación, la CNMC anuncia en las Memorias de cada una de dichas circulares que aprobará otras circulares meramente informativas que agrupen "todas las fuentes de información necesarias para el cálculo de la retribución" de cada actividad.

2. La Circular 6/2019, de 5 de diciembre, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, por la que se establece la metodología para el cálculo de la retribución de la actividad de distribución de energía eléctrica

2.1. Impacto de la nueva regulación en la retribución de la actividad de distribución 

La Memoria de la Circular 6/2019 señala que el impacto conjunto de la reducción de la TRF y de los cambios metodológicos comporta una minoración del 4,51% de la retribución de la actividad de distribución en el conjunto del período 2020-2025 en relación con la que se hubiera percibido de mantenerse la TRF y metodología vigente en el primer período regulatorio 2016-2019. Sin embargo, la propia Memoria destaca que la práctica totalidad de dicha minoración (un 4,1%, aunque en algún punto de la Memoria se cifra en un 4,2%) viene determinada por la modificación de la TRF2, siendo por tanto marginal o muy reducida la incidencia de los cambios metodológicos introducidos. 

2.2. Principales modificaciones metodológicas de la Circular 6/2019

Como ya se ha dicho, la Circular 6/2019 da continuidad en lo esencial al modelo retributivo que ya rigió en el primer período regulatorio y que resultaba del Real Decreto 1048/2013 y de la Orden IET/2660/2015. Entre las modificaciones operadas, siguiendo la propia enunciación de la Memoria, cabe destacar las siguientes:

  • Se modifica la fórmula de cálculo del valor de inversión retribuible de las instalaciones de distribución que se pongan en servicio a partir del 1 de enero de 2019: en el modelo anterior, el valor de inversión se determinaba, para cada instalación, como la semisuma del valor real o auditado y del valor unitario correspondiente. En el nuevo modelo, el valor de inversión será en todo caso el valor real o auditado de la instalación, sin perjuicio de un mecanismo de ajuste al final de cada semiperíodo regulatorio (es decir, cada tres años), en el que se compara el valor de inversión real del conjunto de las instalaciones con un denominado valor de inversión teórico igualmente conjunto3.
  • Se crea una tipología de instalaciones (tipo 2) diferenciada para las inversiones en digitalización y automatización de redes, asociadas a sistemas inteligentes, telegestión y sistemas técnicos de gestión, que serán retribuidas como tales inversiones4.
  • Se regula el posible reconocimiento de retribución por inversión en proyectos piloto, señalando que no se computarán a los efectos del límite de inversión regulatorio.
  • Se limita a €10 millones el importe de las ayudas procedentes de la Unión Europea que no minorará el valor de inversión de cada instalación de distribución, despachos y terrenos5.
  • Se introduce el denominado componente gestionable de la retribución de la actividad de distribución ("COMGES"): si bien el término es nuevo, en realidad agrupa conceptos retributivos ya existentes, a saber, la retribución por operación y mantenimiento tanto de activos eléctricos ("ROM") como de otros activos ("ROMLAE") y las inversiones en otros activos ("IBO"6). La retribución por este concepto parte de la que resultaría de la aplicación de la metodología del Real Decreto 1048/20137, a la que se aplica, por un lado, un factor de incremento vinculado al incremento que experimente la retribución por inversión en instalaciones de distribución y despachos y, por otro, un factor de ajuste (minorador) plasmado en un multiplicador 0,97 para cada año del período regulatorio a partir de 20218.
  • Se incrementa la retribución por extensión de vida útil de las instalaciones de la red de distribución, a la que se da sustantividad propia mediante la creación del término retributivo REVU (antes se integraba en la general ROM).
  • Se introducen modificaciones en el cálculo de la retribución por otras tareas reguladas desarrolladas por las empresas distribuidoras (ROTD): en esencia, se revisan en la propia Circular los valores unitarios de las distintas tareas (creando un tramo adicional para distribuidoras con más de cinco millones de clientes) y se limita la aplicación del factor de retardo retributivo (FRR) exclusivamente a la retribución por tasa de ocupación de la vía pública.
  • Se modifican los incentivos a la reducción de pérdidas y a la mejora de la calidad9.
  • Se elimina el incentivo a la reducción del fraude a partir del ejercicio 202210.
  • Se introduce un ajuste por empleo de activos y recursos regulados en otras actividades. Se difiere a una Resolución posterior de la CNMC la definición de la metodología de dicho ajuste, enunciando los criterios que podrán valorarse al efecto. En el ínterin, y sin perjuicio de su ulterior regularización a la baja una vez se apruebe esa metodología, se cifra el ajuste en el 50% de los ingresos anuales obtenidos por el grupo por el desarrollo de esas otras actividades .
  • Se introduce, para las distribuidoras con al menos 100.000 clientes y con efectos a partir del ejercicio 202311una penalización por prudencia financiera, que puede alcanzar un valor máximo del 1% de la retribución global de la empresa y que se vincula a los ratios y valores recomendables para valorar el endeudamiento y capacidad económico financiera de las empresas que fueron fijados en la Comunicación de la CNMC 1/2019, de 23 de octubre12.

3. La Circular 5/2019, de 5 de diciembre, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, por la que se establece la metodología para el cálculo de la retribución de la actividad de transporte de energía eléctrica, y la Circular 7/2019, de 5 de diciembre, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, por la que se aprueban las instalaciones tipo y los valores unitarios de referencia de operación y mantenimiento por elemento de inmovilizado para dicha actividad

3.1. Impacto de la nueva regulación en la retribución de la actividad de transporte 

La Memoria de la Circular 5/2019 señala que el impacto conjunto de la reducción de la TRF y de los cambios metodológicos comporta una minoración del 7,3% de la retribución de la actividad de transporte en el conjunto del período 2020-2025 en relación con la que se hubiera percibido de mantenerse la TRF y metodología vigente en el primer período regulatorio 2016-2019.

Esa misma Memoria destaca que la modificación de la TRF13 determina por sí sola una minoración del 5% y resalta, en relación con el 2,3% restante, la principal incidencia de la minoración de los valores unitarios de operación y mantenimiento operada por la Circular 7/201914

3.2. Principales modificaciones metodológicas de la Circular 5/2019 

Como ya se ha dicho, la Circular 5/2019 da en buena media continuidad al modelo retributivo que ya rigió en el primer período regulatorio y que resultaba del Real Decreto 1047/2013. No obstante, introduce ciertas modificaciones, entre las que, siguiendo la propia enunciación de la respectiva Memoria, cabe destacar: 

  • Se mantiene la determinación del valor de inversión retribuible de las instalaciones no singulares puestas en servicio a partir del 1 de enero de 2018 como la semisuma del valor real o auditado con el respectivo valor unitario15, pero se introduce como novedad que, en el caso de que el valor auditado sea mayor que el valor unitario, el valor de inversión retribuible no podrá exceder del 112,5% del valor unitario16.
  • Se limita a €10 millones el importe de las ayudas procedentes de la Unión Europea que no minorará el valor de inversión17
  • Se incrementa la retribución por extensión de vista útil de las instalaciones (a la que se da sustantividad propia mediante la creación del término retributivo REVU (antes se integraba en la general retribución por operación y mantenimiento, ROM) y se permite, como novedad, que las inversiones de renovación y mejora de instalaciones que hayan agotado su vida útil puedan ser retribuidas como si de nuevas inversiones se trataran
  • Se revisa tanto la retribución de las instalaciones singulares como la formulación del incentivo de disponibilidad
  • Se introduce un ajuste por empleo de activos y recursos regulados en otras actividades, en términos sustancialmente idénticos a los referidos al tratar de la distribución. 
  • Se introduce, con efectos a partir del ejercicio 202318una penalización por prudencia financiera, en términos sustancialmente idénticos a los referidos al tratar de la distribución.