La Comisión Europea, en dos comunicados de prensa de 4 de octubre de 2017, ha anunciado la publicación de su decisión en el caso de Amazon Luxemburgo y que llevará a Irlanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

En su primer comunicado, la Comisión Europea ha anunciado su decisión de concluir que el Gran Ducado de Luxemburgo ha concedido ayudas de Estado ilegales a la multinacional Amazon por valor de unos 250 millones de euros, a través del mecanismo de los tax rulings.

Por otro lado, el 30 de agosto de 2016, la Comisión concluyó que Irlanda había concedido beneficios fiscales indebidos de hasta 13.000 millones EUR a Apple. En su comunicado de prensa de 4 de octubre ha anunciado que llevará a Irlanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por no haber recuperado la ayuda estatal ilegal concedida a Apple. Irlanda debería haber recuperado la ayuda en el plazo límite de 4 meses después de la notificación de la decisión, esto es, el 3 de enero de 2017, según el procedimiento normal.

En ambos casos la Comisión investigó la concesión de tax rulings o resoluciones fiscales a multinacionales. Estos instrumentos, emitidos por las autoridades tributarias para aclarar a las empresas cómo deben calcular sus impuestos, no presentan problemas desde el punto de vista de las ayudas estatales por sí mismos, es más, proporcionan seguridad jurídica a las empresas. Ahora bien, los acuerdos o transacciones entre sociedades de un mismo grupo empresarial que aprueben estas resoluciones fiscales deben reflejar la realidad económica y, más concretamente, respetar el principio de plena competencia o arm’s length principle (presentar las mismas condiciones comerciales que un acuerdo al que se llegaría entre empresas independientes).

El caso de Amazon se trata de una resolución fiscal que aprueba un acuerdo de transfer pricing entre una filial de Amazon que tributa en Luxemburgo (Amazon EU) y otra que no tiene esta obligación (Amazon Europe Holding Technologies). El acuerdo de transfer pricing se refería en concreto al pago de un canon por parte de Amazon EU a Amazon Europe Holding Technologies por los derechos de propiedad intelectual de Amazon. Según la Comisión, los pagos del canon estaban inflados y no reflejaban la realidad económica, por lo que llegó a la conclusión de que se había concedido una ventaja económica selectiva a Amazon, al permitirle pagar menos impuestos que otras empresas que tributan según las mismas normas fiscales nacionales.

Con respecto al caso de Apple, la decisión de la Comisión ya fue objeto de un post en nuestro blog, disponible aquí.

El comunicado de prensa de la Comisión Europea sobre el caso de Amazon está disponible aquí y el comunicado sobre la decisión de llevar a Irlanda ante el TJUE aquí.

La Comisión Europea comenzó sus investigaciones sobre las prácticas fiscales de los Estados miembros en 2013, ampliando en diciembre de 2014 su solicitud de información sobre las mismas a todos los Estados miembros. En octubre de 2015 concluyó que Luxemburgo y los Países Bajos habían concedido ventajas selectivas a Fiat y Starbucks, y en enero de 2016 que el régimen fiscal belga de “beneficios extraordinarios” era ilegal en el marco de la legislación europea de ayudas estatales.

Todos estos casos se enmarcan en los recientes esfuerzos de la Comisión Europea por avanzar en el campo de la fiscalidad equitativa. En enero de 2017 entraron en vigor nuevas normas sobre el intercambio automático de información relativa a las resoluciones fiscales, y en mayo de 2017 se adoptaron nuevas normas para impedir la elusión fiscal a través de países terceros en el marco de la Directiva de lucha contra la elusión fiscal (DLEF).