Pulso.

After the Comptroller General’s Office of Chile objected the so-called “spy decree”, our partner Rodrigo León elaborated a very interesting letter of opinion, which was published by Pulso newspaper.

In addressing the issue, Rodrigo confirmed the necessity to change the Chilean Law 19.628 which deals with the processing of personal data.

“Decreto espía” y datos personales

La Contraloría General de la República viene de objetar, el pasado 24 de noviembre, el llamado ‘decreto espía’ del Ministerio del Interior, en virtud del cual se establecía la obligación para las empresas de telecomunicaciones de almacenar, por dos años, datos comunicacionales, concepto que comprendía una gran cantidad de datos personales. Este decreto, que modificaba el reglamento de interceptación de las comunicaciones y almacenamiento de datos comunicacionales, fue objeto de muchas críticas, particularmente de organizaciones de la sociedad civil relacionadas con la protección de la privacidad y la correcta regulación del tratamiento de datos personales. Así las cosas, lo que sí debe cambiar es nuestra Ley 19.628 sobre tratamiento de datos personales y adecuarse a estándares internacionales. Y el momento es el indicado.

El proyecto que modifica dicha ley avanza en el Parlamento -se aceptó crear la agencia de datos personales, que era una de las piedras de tope- y se suma a lo anterior que la Unión Europea (UE), dentro de la actual negociación para actualizar el acuerdo de complementación económica que nos une con ella, nos exigirá cambiar la ley actual, para cumplir con los estándares que se establecieron en el reglamento europeo sobre el tratamiento de datos personales que empezará a regir en 2018; este es hoy el estándar internacional en tratamiento de datos personales.