El Ministerio de Salud, mediante Decreto Ejecutivo No. 331 del 8 de noviembre, modificó el trámite de actualización de los registros sanitarios existentes. A partir de la fecha, la regla general es que todas aquellas modificaciones y notificaciones (ej. cambio de fabricante, de nombre comercial del producto, vías de administración, entre otros) que se pretendan realizar a un Registro Sanitario vigente, no incluirán anotaciones directas al Certificado, sino que cada cambio o modificación implicará la emisión de un Nuevo Certificado de Registro Sanitario.

Además, la Dirección Nacional de Farmacia y Drogas admitirá el uso de tecnología y aceptará la presentación de documentos electrónicos, siempre que estos cumplan con las disposiciones legales vigentes.

Por último, se regula también el uso de impresión tipo inkjet para etiquetas, envases o empaques de productos farmacéuticos. Ahora se exigirá al fabricante y/o al establecimiento farmacéutico cumplir con requerimientos particulares. Por su parte, las empresas que presten este servicio de impresión, están obligadas a gestionar una Licencia de Operación y un Certificado de Buenas Prácticas para el almacenamiento.