Nicaragua tiene las características necesarias para convertirse en un centro de arbitraje internacional, por contar con la Ley Modelo Uncitral de Naciones Unidas, ser subscritora de la Convención de New York y contar con prestigiosos árbitros capacitados; además por su posición geográfica e infraestructura hotelera.

Los registros oficiales muestran un incipiente desarrollo de la figura del arbitraje dentro del país, pero lo que existe es un sub registro de arbitrajes ad hoc, según fuentes extraoficiales. También existe otra realidad, como es la escasa publicidad realizada por las organizaciones empresariales en torno al tema, sostiene el especialista y árbitro Dr. Gerardo Hernández, de Consortium Nicaragua y catedrático universitario.

La base de cualquier procedimiento arbitral es la cláusula arbitral. En la actualidad más del 50 por ciento de las empresas incluyen en sus contratos clausulas empresariales. A partir de ella se estructura el Tribunal Arbitral, se adoptan ciertas reglas de procedimiento y se definen los aspectos esenciales de un proceso arbitral. Las cláusulas arbitrales están siendo incorporadas por los empresarios cada vez más en los contratos comerciales, el uso de esta figura jurídica establecida en la Ley de Mediación y Arbitraje, Ley 540, tiene muchas ventajas frente al sistema judicial tradicional, según expertos en el tema.

Sobre este tema nos profundiza el abogado Hernandez.

Los procesos arbitrales en Nicaragua, su origen y fundamento

¿Cuándo y cómo surge el arbitraje?

Su origen es anterior a la Ley de Mediación y Arbitraje, aprobada en el año 2005. Ya se establecía en nuestro Código Civil que tiene más de 100 años de existencia. Esta figura surge como una realidad objetiva: no existe en el mundo ningún sistema judicial que sea capaz de tramitar todos los conflictos que surgen entre los empresarios de forma eficiente. El Arbitraje siempre ha existido y sin duda se ha venido desarrollando y perfeccionando a través del tiempo.

¿Características la Ley en Nicaragua?

Nuestra ley tiene una gran virtud y es que está basada en la Ley Modelo de las Naciones Unidas, de su órgano Uncitral, nosotros lo que hicimos dichosamente fue copiar la Ley Modelo y el mayor acierto fue no tocarla, incluso esa es una credencial importante para Nicaragua en el extranjero y un impulso al sistema arbitral que cada vez tiene más aceptación.

Además hay otro aspecto que favorece a Nicaragua: adoptó la Convención de New York, que establece la ejecución de los laudos arbitrales tanto en el extranjero, como en el país donde se conoció el proceso. Los países la han adoptado por que establece un sistema de ejecución de los laudos nacionales que se ejecuta tal cual, sin la intervención dela Corte Suprema de Justicia.

¿La ley ha ayudado a impulsar el arbitraje en el país?

A partir de la aprobación de la ley se empezó a retomar el tema del arbitraje.

¿Hay recursos contra los laudos, apelación?

La ley establece que no hay recursos, lo que si hay es un recurso de nulidad contra el laudo, pero por ciertas causas establecidas en la ley. Por ejemplo, si el tribunal fue integrado de una forma distinta de lo establecido en la cláusula arbitral, o si se excedió, o si se falló sobre asuntos que no estaban sometidos a discusión.

¿Ha anulado la Corte Suprema de Justicia, algún laudo arbitral?

Desde que la Ley entró en vigencia, la Corte jamás ha declarado nulo un laudo arbitral, ha tenido una posición totalmente coherente, y ha rechazado una cantidad de recursos de nulidad que han introducido colegas que parece no conocen mucho del tema y han puesto recursos, o es que quieren atacar el mérito del fallo. Pero la Ley dice que no hay recurso contra el mérito del laudo.

¿Principales diferencias entre un juicio ordinario y un proceso arbitral?

Un juicio ordinario nadie sabe cuánto dura, en ocasiones pueden durar de15 o 20 años cada juicio.

El Arbitraje dura 06 meses según la ley. El objetivo es distinto, las personas quieren resolver sus conflictos de forma rápida y privada.

¿Hay quienes dicen que el arbitraje esta incipiente en Nicaragua, es cierto?

No. Lo que pasa es que hay un subregistro. Yo conozco por ejemplo al menos de 10 casos de arbitrajes en proceso. Son procesos ad hoc realizados en bufetes de abogados como el nuestro. Los datos quizás se refieren a los suministrados por los Centro de Arbitraje.

No obstante hay que considerar algunos aspectos que se están dando:

  1. Desconocimiento, hay quienes escuchan el término arbitraje y creen que se trata de un partido de beisbol o fútbol. Hace falta más publicidad, más divulgación.
  2. Debe haber mayor divulgación de las Cámaras empresariales, aunque la Cámara de Comercio ha impulsado el tema, pero esto debería ser trabajo de la Cámara de Industria, la Cámara de la Construcción, de urbanizadores, de todas…

¿Para ser árbitro se requiere ser abogado?

No, pueden ser árbitros profesionales de otras disciplinas. En Nicaragua tenemos excelentes árbitros. Los árbitros del centro de la Cámara de Comercio que se unió al de Amcham, son muy respetables.

¿Las empresas están incluyendo el arbitraje en sus contratos o no les interesa el tema?

Nosotros como política institucional en todos los contratos que elaborábamos a nuestros clientes, incluimos la cláusula arbitral.

Las empresas prefieren el arbitraje, en vez del sistema judicial tradicional. El arbitraje vale lo que valen los árbitros y las partes deben de tener confianza en ellos.

¿Principales ventajas del arbitraje?

  1. Rápido, la ley establece un máximo de seis meses.
  2. Seguro.
  3. Confidencialidad, nadie quiere hacer publicidad de sus conflictos.
  4. Flexibilidad del proceso, se va a los hechos. No hay pérdida de tiempo en la formalidad, las formas son accesorias a los hechos.
  5. Es más económico

¿Enfrenta alguna amenaza el arbitraje?

Sí. Hay en un anteproyecto de Ley del Código de Procedimiento Civil, que contiene una amenaza. Allí se pretende cambiar del sistema escrito al oral. No es nada nuevo, algunos países lo han adoptado. Pero en cuanto al arbitraje se está cometiendo un error gravísimo. Se está queriendo que los fallos arbitrales deban homologarse antes de poder ser ejecutados, y esto significaría la muerte del arbitraje en Nicaragua.