Las restricciones impuestas por el empresario a la actividad profesional o personal de los trabajadores fuera de la empresa deben pasar el juicio de proporcionalidad para asegurar que no vulneran derechos fundamentales como la intimidad personal y familiar, la información y la libertad de expresión.

Sentencia de la Audiencia Nacional de fecha 6 de marzo de 2018 [JUR\2018\71419]

La empresa bancaria demandada elaboró unilateralmente un código ético y de conducta en el que se recogían los principios de actuación que debían regir el desempeño profesional de sus empleados. 

Los sindicatos demandantes solicitaron que se declarase la nulidad de pleno derecho del código ético y de conducta por vulnerar los derechos fundamentales a la dignidad, a la libertad ideológica, a la intimidad, al libre pensamiento, a la educación, a la libertad sindical, a la seguridad jurídica y a la tutela judicial efectiva. 

Para la Audiencia Nacional, las cuestiones conflictivas que se incluían en dicho documento eran las siguientes:

1. Los trabajadores solo podían participar como ponentes en cursos o seminarios externos de manera ocasional, debiendo comunicarlo previamente tanto a Recursos Humanos como al responsable directo del ponente.

A este respecto, la Audiencia Nacional entiende que, ciertamente, resulta exigible que todos los trabajadores que puedan verse afectados por un conflicto de intereses lo comuniquen a la dirección de la empresa, comunicación que sólo se puede exigir en los supuestos en que pueda existir conflicto de intereses entre el empleado y el banco, pero no en aquellos casos en los que el trabajador pretenda realizar cualquier otra actividad profesional y actuar como ponente en cursos o seminarios externos. Por tanto, para la Audiencia Nacional, la comunicación previa es una medida que excede del poder de dirección y vigilancia de la empresa y comporta una injerencia injustificada en el derecho a la intimidad personal y familiar.

2. Se exige autorización expresa previa de la dirección de comunicación externa para cualquier interlocución o contacto con periodistas y medios de comunicación de cualquier clase y para toda divulgación e información sobre la entidad en cualquier tipo de medio de comunicación o red social, incluyendo noticias, informes, datos económicos y/o financieros, datos contables, objetivos de negocio, logotipos, fotocopias, etcétera.

Para la Audiencia Nacional, esta prohibición entra de lleno en el campo protegido por el derecho a la información y a la libertad de expresión y, aunque pueden establecerse determinados límites, especialmente los relacionados con la estrategia del banco, previsiones del negocio o imagen corporativa, que deben realizarse extremando la prudencia y la cautela para evitar la posible divulgación de información de carácter reservado, la redacción de tal apartado es contrario a los derechos de libertad de expresión y libertad de información proclamados en el artículo 20.1.a) y d) de la CE debiendo, en consecuencia, declararse nulo.

3. Se prohíbe el desarrollo de actividades profesionales que puedan suponer una merma en el desempeño, que limiten la disponibilidad o flexibilidad de horario y dedicación, o que puedan concurrir con la prestación de servicios en la empresa. 

Para la Audiencia Nacional, este contenido no supera el juicio de proporcionalidad en relación al riesgo que se pretende evitar. Prejuzgar que cualquier colaboración o participación externa de los trabajadores afectará a la prestación de servicios en favor de la entidad y que, por ello, debe ser conocida y autorizada previamente por la misma supone obviar la existencia de los derechos fundamentales del derecho a la intimidad y a la dignidad personal del trabajador y la posibilidad de que el trabajador pueda compatibilizar y desarrollar otras actividades que pueden ser de muy diversa naturaleza, sin que haya interferencias en la dedicación, debiendo, por ello, declarase la nulidad de contenido.

En definitiva, para la Audiencia Nacional debe declararse, por tanto, la nulidad de los preceptos indicados del código ético de la empresa.