La Comisión Europea acaba de hacer público el estudio coordinado de monitorización de las llamadas cláusulas de paridad de las agencias de viaje online. Estas cláusulas obligan a los hoteles ofrecer a un agencia de viajes online mejores condiciones de precio y disponibilidad de habitaciones que a cualquier otro canal de distribución (paridad amplia) o solo les prohíben ofrecer mejores condiciones en la venta directa a través del hotel (paridad limitada).

Desde el 2010, diez autoridades nacionales de competencia han analizado, en coordinación con la Comisión Europea, la legalidad de estas cláusulas, incluidas en los contratos celebrados entre agencias de viajes online (entre otras, Booking.com y Expedia).

En 2013, en una investigación abierta contra HRS, una agencia de viajes online con especial implantación en Alemania, la autoridad de la competencia alemana prohibió las cláusulas de paridad amplia. Se concluyó que tales cláusulas (i) reducen la presión competitiva entre las agencias de viajes online ya establecidas; y (ii) restringen la entrada o expansión de agencias de viajes online nuevas o de menor implantación.

Por su parte, en 2015, las autoridades de competencia de Francia, Italia y Suecia pusieron fin a las investigaciones abiertas contra Booking.com y Expedia exigiendo compromisos consistentes en permitir únicamente cláusulas de paridad limitada. Las cláusulas de paridad limitada permiten a los hoteles ofrecer condiciones distintas a agencias de viajes y a canales de venta offline, sin perjuicio de la posibilidad de prohibir a los hoteles que ofrezcan mejores precios en sus propias páginas web (venta directa) que los ofrecidos a través de los operadores turísticos online.

Las discrepancias de criterio en el análisis de estas cláusulas han seguido reflejándose en las decisiones adoptadas con posterioridad. Así, en agosto de 2015, mediante la Loi Macron, Francia declaró la nulidad de pleno derecho de las cláusulas de paridad de precios aplicadas por las agencias de viajes online; en diciembre de 2015, el Bundeskartellamt prohibió a Booking.com la posibilidad de aplicar cláusulas de paridad en Alemania; y en noviembre de 2016, Austria modificó la ley de competencia desleal para declarar también la nulidad de las cláusulas de paridad.

El ejercicio de monitorización coordinado por la Comisión Europea ha verificado el impacto de las decisiones adoptadas hasta el momento. Los principales resultados de este ejercicio son:

  • Un 47% de los hoteles encuestados que han participado en el estudio ha afirmado que desconocía los cambios introducidos por Booking.com y Expedia en relación con las cláusulas de paridad. Dentro del grupo de hoteles que conocía estos cambios, la mayoría no ha reaccionado al respecto.
  • El 79% de los hoteles encuestados ha respondido que no ha diferenciado entre los precios ofrecidos a las distintas agencias de viajes online tras el cambio de cláusulas de paridad amplias a cláusulas de paridad limitada.

Las razones expuestas para justificar la no diferenciación entre agencias son: (i) el contrato con la agencia no permitía la diferenciación de precios; (ii) el miedo a las represalias por parte de la agencia que no recibiera el precio más bajo; (iii) las dificultades prácticas derivadas de la aplicación de distintos precios; y (iv) no querer que los precios ofrecidos en la web del hotel fueran más caros que los ofrecidos en las agencias online.

La mayoría de los hoteles que sí ha discriminado en precios a las agencias de viajes online lo ha hecho para ganar visibilidad y mejorar su posicionamiento en una web concreta.

  • El 69% de los hoteles encuestados ha afirmado que, tras el cambio de cláusulas de paridad amplias a cláusulas de paridad limitadas, no ha cambiado su comportamiento en relación con la disponibilidad de habitaciones entre agencias de viajes online.
  • Por último, el 90% de los hoteles encuestados ha confirmado que no ha habido ningún cambio en la comisión aplicada por las agencias de viajes online en el período que va de julio de 2015 hasta junio de 2016. Muy pocos de los hoteles encuestados afirman haber negociado con las agencias de viajes online para ofrecer precios de alojamiento más económico a cambio de una comisión más barata.

Los resultados globales del ejercicio sugieren que el cambio de cláusulas de paridad amplia a cláusulas de paridad limitada y, en algunos casos, la eliminación absoluta de la paridad, ha mejorado moderadamente las condiciones de competencia y han incrementado la oferta disponible para los consumidores. La Comisión Europea ha acordado seguir monitorizando el sector para ver su evolución a más largo plazo.

Los resultados de este ejercicio se publicaron el pasado 6 de abril (ver Informe).

El pasado 4 de junio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (“TJUE”) emitió su sentencia en el asunto C-195/14 relativo a etiquetado de alimentos e inducción a error a consumidores sobre la composición de los mismos en relación con la Directiva 2000/13, de 20 de marzo de 2000, en materia de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios.

Mediante esta sentencia el TJUE responde a la cuestión prejudicial que le planteó el Bundesgerichtshof (tribunal federal de justicia alemán) en el marco de un litigio entre el Bundesverband der Verbraucherzentralen und Verbraucher-verbände — Verbraucherzentrale Bundesverband e.V. (Unión federal de las centrales y asociaciones de consumidores) y Teekanne GmbH & Co. KG en relación con el carácter supuestamente engañoso del etiquetado de la infusión de frutas “Felix aventura frambuesa-vainilla” de Teekanne por entender que el mismo inducía a error al consumidor sobre la composición e ingredientes de la citada infusión.

En el caso enjuiciado y pese a las menciones que se incluían en listado de ingredientes del producto, el envase contenía imágenes de frambuesas y de flores de vainilla, y otras menciones las menciones “infusión de frutas con aromas naturales” e “infusión de frutas con aromas naturales – sabor frambuesa-vainilla”, así como un sello gráfico con la mención “sólo ingredientes naturales”.

El Oberlandesgericht Düsseldorf (tribunal regional superior de Düsseldorf) consideró que el listado de ingredientes del envase era suficiente para descartar todo tipo de confusión en el consumidor respecto a la composición del producto. Contra esta sentencia, el BVV interpuso recurso de casación ante el Bundesgerichtshof quien remitió una cuestión prejudicial sobre la licitud, en el sentido de los artículos 2(1)(a)(i) y 3(1)(2) de la Directiva 2000/13, del etiquetado cuya descripción o representación figurativa de la impresión de que cierto ingrediente está presente cuando, en realidad, tal y como se desprende del listado de ingredientes, no es el caso.

Por norma general, la jurisprudencia del TJUE tiene establecido que la existencia de información exacta y completa en el listado de ingredientes del envase basta para descartar el engaño al consumidor. Sin embargo, en este caso, señala el TJUE que, la circunstancia de que este listado figure en el envase del producto de Teekane no permite excluir que el etiquetado del mismo pueda inducir a error al comprador e insta al tribunal federal a verificar, examinando los diferentes elementos que componen el etiquetado, si un consumidor medio y razonable-mente perspicaz puede ser inducido a error en cuanto a la presencia o ausencia de ciertos componentes en esta infusión.