Como parte de su iniciativa para facilitar y promover el cumplimiento de la normativa de protección de datos, la Agencia Española de Protección de Datos (“AEPD”) ha publicado la guía “Protección de datos y administración de fincas”, que se centra en los administradores de fincas y las implicaciones en materia de protección de datos que tiene su papel frente a las comunidades de propietarios.

La guía trata cuestiones como la obligación de llevanza del registro de actividades del tratamiento (que reemplazará en cierto sentido la obligación de notificar los ficheros a la AEPD cuando el Reglamento General de Protección de Datos comience a aplicarse en mayo de 2018), el rol que asumen los administradores de fincas como encargados del tratamiento, las obligaciones de protección de datos que se derivan para éstos de sus funciones de gestión, asesoramiento y consultoría en las comunidades de propietarios, y la medidas de seguridad exigibles.

La AEPD también analiza en su guía distintos supuestos específicos que han sido objeto de consulta en el pasado, como el impago de recibos de la comunidad por los propietarios, el acceso y la obtención de copias de la documentación de la comunidad por los propietarios de viviendas en régimen de propiedad horizontal, la exhibición del libro de actas a entidades financieras, o la videovigilancia.