• Hong Kong Stock Exchange fue el objetivo de 8 de las 10 mayores operaciones
  • En España, las emisiones bursátiles domésticas cayeron un 90 % y no se ejecutó ninguna salida en plazas extranjeras

Las 109 salidas a bolsa transfronterizas registradas en 2016, por parte de firmas que se lanzan a cotizar en parqués extranjeros, han levantado capital por 30.000 millones de dólares, según el informe Cross-Border IPO Index de Baker McKenzie. Su valor total ha experimentado una caída interanual del 25 % a nivel global, con menos volatilidad que las cotizaciones lanzadas en mercados domésticos, que lo redujeron un 47 % hasta los 56.000 millones de dólares.

España siguió la misma línea, si bien más acentuada: solo se produjeron nuevas emisiones domésticas y en conjunto recortaron su valor total un 90 % hasta los 949 millones de dólares, a causa esencialmente del impasse político de este año. Parques Reunidos SA y Global Dominion Access SA captaron 765 y 185 millones de dólares, respectivamente, en diversas plazas nacionales.

El sector financiero ha movido 19.000 millones de dólares (el 64 % del valor total) gracias en buena parte a banca, aseguradoras y corredurías chinas cotizadas en Hong Kong. Los únicos sectores que captaron más capital en 2016 en emisiones transfronterizas fueron el energético, tecnológico y de productos de consumo. Las entidades financieras protagonizaron un cuarto de las operaciones. Las compañías eléctricas fueron las únicas en crecer en número de operaciones, con un 80 % más hasta las 9 IPOs.

Ocho de las diez mayores salidas a bolsa a través de distintas jurisdicciones fueron dirigidas este año al Hong Kong Stock Exchange, que ha mantenido cómodamente su posición como destino preferente. Las dos restantes del top 10 tuvieron lugar en el New York Stock Exchange. Emisores asiáticos protagonizaron las diez operaciones más importantes del año que cerramos.

Según Alberto Alonso-Ureba, socio de mercados de capitales de Baker McKenzie, "tras las notables incertidumbres de 2015 y 2016, es poco probable que el próximo año emisores o inversores se mantengan en espera y cautela. Los mercados parecen volver a lo que podemos entender por normalidad en esta era post-crisis. Las plazas globales se han revalorizado en 2 billones de dólares desde las elecciones americanas y tenemos sobre la mesa un potente abanico de salidas a bolsa transfronterizas en previsión de ejecutarse en 2017 o 2018", ha destacado.

El capital levantado de media por salida a bolsa transfronteriza ha sido 276 millones de dólares, lejos de los 160 millones de las nuevas cotizaciones en mercados de capitales domésticos.

Así, los emisores captaron en Hong Kong el 75 % de los fondos. Si sumamos el New York Stock Exchange y el NASDAQ, se alcanza el 96 % del valor global de las nuevas cotizaciones en mercados extranjeros, lo que pone de relieve la importancia de la liquidez de los mercados, las bases de talento y la infraestructura financier.

Con una actividad IPO bajista en términos generales, el New York Stock Exchange fue la única gran plaza bursátil que vivió un crecimiento de estas operaciones internacionales, con un 206 % más de valor agregado.

Cabe destacar el descenso de estas operaciones hacia el London Stock Exchange, que este año han perdido el 85 % de valor y también han reducido su número en un 38 % respecto al año anterior. Marcado por el Brexit, este mercado vio caer también las salidas a bolsa domésticas, pero menos: 58 % por valor y 26 % por volume.

"El 2016 ha estado marcado por la inestabilidad geopolítica, en concreto los resultados del referéndum en Reino Unido y las elecciones en EEUU, que se ha sumado a un crecimiento económico débil en jurisdicciones clave, lastrando el apetito de los inversores. Estos han sido conservadores, apreciando los precios más realistas y buscando estabilidad y certeza", ha afirmado Koen Vanhaerents, responsable global de mercados de capitales de Baker McKenzie.

En el ámbito global los emisores de deuda y equity en mercados de capitales captaron en 2016 más que en cualquiera de los últimos cinco años, con el impulso de los tipos bajos y la abundante liquidez. La mayoría de los índices bursátiles fueron bastante planos este año hasta las elecciones en EEUU pero desde el 8 de noviembre el NASDAQ Composite y el S&P 500 se han elevado un 6 % con la esperanza de ver estímulos fiscales y políticas favorables para las empresas en el país.

Un balance de los últimos años muestra que la actividad de salidas a bolsa transfronterizas es menos volátil que las emisiones domésticas en cuanto a valor y volumen. Las tendencias suelen estar alineadas pero el flujo transfronterizo es más estable. Según destacan los expertos de mercados de capitales de Baker McKenzie, esto pone de manifiesto que, en diversas condiciones de mercado, representa un éxito factible la ejecución de una salida a bolsa internacional bien estructurada por parte de compañías preparadas para dar el paso, viéndose menos afectadas por percepciones de ventanas de oportunidad o condiciones específicas.

Energía y tecnología, llamadas a liderar 2017

El sector salud ha estado este año en el punto de mira, con movimientos frenados por el temor a una mayor intervención de las autoridades estadounidenses en controles y precios de medicamentos, junto con riesgos financieros, lo que redujo sus iniciativas bursátiles un 61 %. Las perspectivas han mejorado en el último trimestre. Se allana el terreno especialmente para cotizaciones de biotecnológicas en 2017.

El horizonte para el próximo año es especialmente positivo para salidas a bolsa de tecnológicas, con la operación de Snapchat sobre la mesa. Si se completa, será la más importante de este sector desde la salida de Alibaba Group en 2014.

El gigante petrolero saudí Aramco podría también cotizar en 2017, en la que sería la mayor salida a bolsa de la historia. Para ello, estudia alistarse en Nueva York, Londres, Hong Kong o Tokio.