Mediante el Acuerdo No. 002-2019, la Superintendencia de Bancos de Panamá modificó el Acuerdo No. 010-2015 sobre prevención del uso indebido de los servicios bancarios y fiduciarios. El nuevo acuerdo incluye algunos requisitos adicionales que los bancos y empresas fiduciarias deben tener presente al momento de elaborar los perfiles de sus clientes y asignarles a estos un nivel de riesgo, entre ellos el Número de Identificación Tributaria del país de origen y declaración jurada que señale que los flujos de ingreso y salida de fondos hacia la entidad bancaria o fiduciaria cumplen y cumplirán con las obligaciones tributarias en su país de residencia fiscal.

Adicionalmente, las sociedades offshore panameñas deberán presentar a bancos y fiduciarias una declaración jurada que evidencie que cumplen con sus respectivas obligaciones tributarias.

Con respecto al perfil transaccional del cliente, se establecen reglas para que los bancos y empresas fiduciarias den seguimiento a los movimientos transaccionales del cliente, a fin de determinar si hay inconsistencias materiales con el perfil establecido al momento de iniciar la vinculación, así como para establecer el perfil de riesgo al cliente.

Por último, las notificaciones a la Unidad de Análisis Financiero (conocida como UAF) sobre transacciones sospechosas deben hacerse de forma inmediata.