Cuando el trabajador está obligado a realizar complejos cálculos matemáticos para cotejar la retribución percibida no se superan los cánones de claridad y transparencia exigidos por la normativa.

Sentencia de la Audiencia Nacional de 16 de mayo de 2017 [JUR 2017\130961]

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional resolvió una demanda de conflicto colectivo, interpuesta por el sindicato CGT, por la que se solicitaba que se declarase el derecho de los trabajadores de una empresa del sector de “Contact Center”, a que en su nómina se refleje en detalle (i) los días y el porcentaje aplicado para el cálculo del complemento a que, por incapacidad temporal, les da derecho el convenio colectivo de su sector y (ii) el número de días de servicios prestados con cada tipo de jornada y el salario correspondiente a los mismos en los supuestos de reducción o ampliación de la misma. 

Se entiende por el sindicato demandante que las nóminas de los trabajadores afectados no cumplen con los requisitos de claridad y transparencia que exige el artículo 29.1 del Estatuto de los Trabajadores.

Por su parte, la empresa demandada consideró que las nóminas que se confeccionaron en estos supuestos se ajustaron al modelo legal y reglamentariamente establecido, esgrimiendo, en su defensa, un informe que en su día emitió la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y argumentando que el trabajador tiene a su disposición elementos suficientes para conocer cuántos días ha estado de baja y la duración de la jornada desarrollada cada uno de los días trabajados.

Para resolver el supuesto, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional tuvo en cuenta que, “dada la naturaleza de este sector de la actividad económica es frecuente que las jornadas de los trabajadores se vean aumentadas o reducidas respecto de las inicialmente contratadas, en función de las necesidades de las distintas campañas a las que están adscritos los trabajadores”.

Con relación a estos conceptos salariales, se comprueba en las nóminas que aporta la demandada, que en los conceptos “complemento de IT” y “salario base” figura una cantidad a un tanto alzado, y en las ampliaciones/ reducciones de jornada coincidentes en un mismo mes figura una media ponderada, sin especificarse, en el primero de los casos, el tipo de complemento que se le ha aplicado al trabajador por cada uno de los días que ha cursado baja por dicha situación y, en el segundo de los casos, cuál es la unidad de salario correspondiente de forma diferenciada a cada tipo de jornada desarrollada.

Así las cosas, la Audiencia Nacional estimó que el tipo de nóminas que se confeccionaron “priva al trabajador del conocimiento preciso del origen de los distintos conceptos retributivos devengados”. El trabajador que quisiera constatar si la retribución que se le ha abonado coincide con aquella a la que tiene derecho, se vería obligado “a efectuar complejos cálculos matemáticos”. 

Es más, el hecho de que el trabajador tenga conocimiento de los días que ha cursado baja por IT o de la jornada que realiza diariamente, y que se facilite tal conocimiento mediante herramientas informáticas, no exonera al empleador de su obligación de especificar de forma clara y precisa los distintos conceptos retributivos en la nómina. 

En definitiva, esta información ha de servir al empleado para que, una vez recibida una nómina en la que figuren de forma clara y transparente el origen de cada una de sus retribuciones, coteje que lo que se incluye en la misma se corresponde con la efectiva retribución devengada.