A día de hoy, la influencia de las redes sociales sobre la sociedad es innegable, así como el contenido que se publica en las mismas tiene una gran proyección en la realidad, ya sea para bien, o para mal. Uno de los problemas recurrentes en este ámbito lo constituye el de las publicaciones en dichas redes de contenidos enalteciendo el terrorismo.

Ante la creciente difusión de este tipo de materiales, diversos medios han confirmado que la Comisión Europea se está planeando crear una normativa más estricta para que, los operadores de redes sociales se sometan de forma obligatoria a un procedimiento por el que eliminen estas publicaciones en un plazo máximo de una hora desde que se realice el correspondiente requerimiento por parte de las autoridades.

En caso de confirmarse, dicho desarrollo normativo significaría un cambio en la estrategia adoptada hasta el momento por las autoridades comunitarias respecto a la problemática de difusión de contenidos ilegales por medio de redes sociales. En efecto, hasta el momento, el principio general que aplica a este tipo de situaciones es el de dejar al criterio del operador de la red social la discrecionalidad respecto a la retirada o no de materiales ilegales o, en particular, enaltecedores del terrorismo.

La Comisión Europea ya había hecho públicos en marzo de 2018 una serie de criterios y recomendaciones para operadores de redes sociales respecto a la gestión de los procedimientos de detección y retirada de contenidos ilegales en sus correspondientes plataformas. A pesar de que en dicho documento ya se establecían directrices interpretativas claras para calificar un contenido como ilegal, en él la Comisión Europea reservaba a favor de los operadores de las redes sociales el poder de decisión respecto a la retirada de estos materiales. Este enfoque sería el que estaría revisando actualmente la autoridad comunitaria, planteándose la creación de un procedimiento de obligado cumplimiento por parte de tales operadores, los cuales deberían proceder a la retirada inmediata de materiales cuando así fueran requeridos. Desatender dichos requerimientos podría dar lugar a sanciones, según parece estarse planteando la Comisión Europea.

Este cambio de planteamiento se debería a la falta de progresos que la Comisión Europea percibe respecto a este problema conforme a su enfoque actual. En este sentido, atendiendo a las recientes declaraciones hechas a este respecto por Julian King, comisario europeo de seguridad, el contenido terrorista es sustancialmente peligroso durante las primeras horas de su publicación en las redes debido a la rápida propagación que alcanzan estas plataformas. De esta manera, la autoridad comunitaria se plantea tomar medidas más restrictivas, al considerar que no se han visto suficientes progresos en la eliminación del material terrorista en las redes.

Seguiremos esta cuestión e informaremos en este blog de cualquier desarrollo que se pueda dar al respecto.