El PSOE propone un programa progresista con importantes modificaciones en el ámbito laboral y un nuevo Estatuto de los Trabajadores

El Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, presentó el pasado 3 de septiembre el documento denominado Propuesta abierta para un programa común progresista. En él incluye propuestas que implicarían importantes reformas de la normativa laboral, entre las que podemos destacar la reforma de las causas de despido objetivo, la revisión de la negociación colectiva en los casos de modificación sustancial de las condiciones de trabajo o la intensificación de las actuaciones de la Inspección de Trabajo.

El texto del documento se puede consultar en este ENLACE.

En esta misma línea, el Grupo Parlamentario Socialista había presentado el 29 de julio de 2019 una proposición no de ley para que se debata en el Pleno del Congreso la elaboración y redacción de un nuevo Estatuto de los Trabajadores acorde a las realidades y circunstancias especiales del siglo XXI, compatibilizando el crecimiento económico con las mejoras de las condiciones de trabajo.

En esta Newsletter, el socio de Garrigues José Luis Cebrián analiza el contenido de estas propuestas en un artículo que se puede leer AQUÍ.

 

Aprobada la Directiva sobre condiciones laborales transparentes y previsibles en la Unión Europea

El Parlamento Europeo aprobó el pasado mes de julio la Directiva 2019/1152 relativa a unas condiciones laborales transparentes y previsibles en la Unión Europea.

La directiva tiene como propósito mejorar las condiciones de trabajo mediante la promoción de un empleo que ofrezca una transparencia y una previsibilidad mayores, a la vez que se garantiza la capacidad de adaptación del mercado laboral.

De esta forma, la normativa comunitaria pretende dar respuesta a las nuevas formas de empleo que pueden ser muy diferentes de las relaciones laborales tradicionales. Entre otras cuestiones, la directiva refuerza la obligación por parte de los empresarios de proporcionar información suficiente a los trabajadores en relación con las condiciones de trabajo.

El texto completo de la directiva se puede consultar AQUÍ.

 

La normativa europea exigirá que las empresas de más de 50 empleados cuenten con un canal interno de denuncias

El Consejo de la Unión Europea tiene previsto dar el visto bueno en los próximos días a la Directiva sobre la protección a los denunciantes de actuaciones ilícitas (conocidos como whistleblowers) aprobada por el Parlamento Europeo el pasado mes de abril. Las dos principales novedades de la norma son la obligación por parte de compañías y entes públicos de establecer un procedimiento interno para la recepción de denuncias, así como medidas de protección y salvaguarda para los denunciantes frente al despido y las represalias contra los mismos.

En concreto, se establece la obligación de que las empresas que tengan más de 50 empleados o un volumen de negocio igual o superior a 10 millones de euros cuenten obligatoriamente con un canal de denuncias interno, que garantice la confidencialidad del informante, impidiendo el acceso al mismo a terceras personas no autorizadas.