La acumulación en jornadas completas del permiso de lactancia debe calcularse considerando una hora completa de ausencia del centro de trabajo, y no atendiendo a la media hora de reducción de jornada.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 19 de abril de 2018 [JUR\2018\126997]

El Convenio Colectivo de la empresa demandada dispone que el trabajador o trabajadora tendrá derecho a “una hora diaria de ausencia, dividida en dos fracciones de media hora o reducción de la jornada diaria en media hora. Posibilidad de disfrute acumulado”.

Por tanto, la cuestión a resolver por el Tribunal Supremo se centraba en determinar si la acumulación en jornadas completas del permiso de lactancia prevista en el convenio colectivo debe calcularse sobre la base de cada hora de ausencia al centro de trabajo, o en función de la media hora de reducción de jornada según la práctica empresarial. 

El Tribunal Supremo entiende que la fijación de los términos del derecho de acumulación, desde luego, no puede dejarse a la práctica empresarial. Igualmente, tampoco podría entenderse que la voluntad del trabajador, a pesar de ser el titular del derecho, pueda definir los términos del derecho en ausencia de especificación en la norma colectiva.  

Dicho esto, el Tribunal recuerda que en el nuevo convenio colectivo se establece lo siguiente: “en caso de disfrute acumulado el cómputo se realizará a razón de una hora por día laborable”. Al hilo de lo anterior, es reiterada la doctrina del Tribunal Supremo que manifiesta que las normas posteriores, aunque no sean aplicables al caso por razones temporales, cumplen una evidente función orientadora, pudiendo influenciar el pronunciamiento en orden a una interpretación acorde con los principios inspiradores de la norma posterior. 

Por ello, en orden a la acumulación en jornadas completas, se llega a la siguiente conclusión el derecho al permiso por lactancia se identifica con la ausencia de una hora del centro de trabajo. La lactancia del menor, ausentándose el trabajador del centro de trabajo, puede suplirse por otras fórmulas y así se ha previsto que pueda sustituirse por la reducción de jornada, en cuyo caso, se identifica ésta con una duración concreta –media hora–. Y tanto una u otra forma de ejercer el derecho son mínimos de derecho necesario relativo. A partir de ahí, el legislador ha señalado que la negociación colectiva puede permitir acumular en jornadas completas el derecho. Dado que ese derecho consiste en ausentarse del centro de trabajo, este permiso es el que se acumula y, por tanto, lo es sobre la hora de ausencia. 

Es más, el Tribunal entiende que la norma estatutaria acude a la expresión “acumularlo”, en clara referencia al derecho de ausencia al trabajo y no dice “acumularla” en referencia a la reducción de jornada. Por tanto, lo que se traslada a la negociación colectiva es la acumulación de las horas de ausencia, salvo que esa previsión legal se supere por otra más beneficiosa para el trabajador o la trabajadora o que en acuerdo bilateral entre empresa y trabajador se mejore la norma legal o convencional.