El mandatario Porfirio Lobo anunció que vetará la ley de Promoción del Desarrollo y Reconversión de Deuda Pública, también llamada “Ley hipoteca”.

Después de haber iniciado una ronda de reuniones con diversos sectores que rechazan la ley, mediante la cual se pretende poner en venta los recursos del Estado que están “ociosos”, el gobierno asegura que mediante esta iniciativa se podrá ofrecer a inversionistas recursos ociosos en materia de energía, telecomunicaciones y recursos naturales, entre otros, para hacerle frente a los compromisos que representa el pago de la deuda interna. Dicha deuda se estima en unos 60 mil millones  de lempiras, según informes de la Secretaria de Finanzas.