Se admite la naturaleza salarial de los seguros de vida y médico, así como del plan de jubilación, cuyos importes computan para el cálculo de la indemnización.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 3 de mayo de 2017 [JUR\2017\136211]

El Tribunal Supremo resuelve un recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que, para fijar la indemnización por despido de un trabajador, incluye en el salario regulador los (i) seguros de vida y médico, (ii) el plan de jubilación y (iii) los beneficios obtenidos con las Restricted Stock Units (RSUs) y Stock Options.

El objeto de este recurso fue resolver, en definitiva, si tales conceptos tienen naturaleza salarial y, por tanto, si deben ser tenidos en cuenta para calcular la indemnización por despido improcedente.

Por lo que se refiere a la naturaleza de los beneficios derivados de las Restricted Stock Units (RSUs) y Stock Options, un defecto procesal impidió al Tribunal Supremo entrar a valorar la naturaleza salarial de los mismos.

En cuanto a los seguros de vida y médico y al plan de jubilación, el Tribunal Supremo reitera procedimientos anteriores de la Sala sobre su naturaleza salarial (Sentencias de la Sala de lo Social de 27 de junio de 2007 y de 2 de octubre de 2013), manteniendo lo siguiente:

1. Que el abono de las primas de un seguro deriva de una relación laboral y es una contrapartida a las obligaciones laborales del trabajador.

2. Que dicho abono no puede encuadrarse dentro de los conceptos excluidos del salario por el artículo 26.2 del Estatuto de los Trabajadores. Lo que podría considerarse excluido del salario, de acuerdo con este artículo, podría ser la obtención de ulteriores prestaciones, pero no el abono por parte de la empresa de las primas de un seguro.

3. Que la calificación salarial del seguro se ve respaldada por la normativa fiscal (art. 42 Ley de IRPF).

En definitiva, se incluye como salario en especie el importe de la prima del seguro de vida y seguro médico abonados por la empresa, así como el plan de jubilación, a efectos del cálculo de la indemnización por despido.