El pasado 25 de julio entró a regir la ley N.9343, “Ley de Reforma Procesal Laboral”. Dicho texto no constituye, por sí mismo, un nuevo Código, sino -tal y como lo indica su apelativo- una modificación que introdujo los siguientes cambios: fueron derogados 254 artículos y se incorporaron 343 nuevos artículos. Como resultado tenemos un Código de Trabajo conformado por 713 apartados en total.

 Dicha reforma al Código de Trabajo Costarricense se enfoca en diversos aspectos los cuales las empresas deben tomar en consideración a efectos de modificar sus procesos en recursos humanos, con el fin de reducir riesgos (contingencias) y prevenir problemas legales.

Dentro de los principales cambios introducidos por la Reforma se encuentran los siguientes: modificaciones al vínculo legal que existe entre el patrono y sus empleados; reformas sustanciales a los procesos judiciales y a los derechos de los trabajadores sindicalizados, entre otras. Con mayor relevancia se encuentran lo relativo a la discriminación, tanto previo como durante el empleo. La discriminación puede presentarse en los siguientes ámbitos que conciernen a sus negocios:

  1. Los procesos de selección
  2. Reclutamiento
  3. Nombramientos
  4. Movimientos de personal
  5. Entrevistas de trabajo
  6. Anuncios de empleos

Otras modificaciones de relevancia: los fueros de protección e incapacidades, la necesidad de documentar mediante expediente personal del trabajador y las nuevas reglas aplicables a las cartas de despido, entre otros.