La propagación del virus SARS-CoV-2, también conocido como virus de Wuhan, virus COVID-19 o simplemente Coronavirus ha generado alertas alrededor del mundo. Ante dicha situación es prudente considerar las medidas que puede implementar una empresa en resguardo de la salud de sus trabajadores, dentro de las cuales deben observarse las siguientes:

1º. Como regla general, el Código de Trabajo establece en el artículo 63 literal “f” que es obligación del trabajador someterse a reconocimiento médico cuando el patrono lo solicite. Esta obligación tiene íntima relación con el sistema de prevención de salud y seguridad ocupacional. De esa cuenta, se puede afirmar que las empresas cuentan con el derecho de exigir a sus trabajadores que se presenten a pruebas de salud, previo al ingreso de labores de cara a prevenir el contagio de enfermedades virales.

2º. Es recomendable que toda decisión sobre la implementación de reconocimientos médicos provenga del médico de la empresa, quien debería realizar un informe en el que conste el riesgo de la enfermedad y las medidas que él aconseja para prevenir contagios. Lo anterior debería motivar a elaborar un instructivo del patrono que se comunique a los trabajadores de forma general para asegurar que todos en el centro de trabajo conozcan los riesgos y ayuden a reducirlos.

. Los exámenes o reconocimientos médicos que se realicen deben ser practicados por un médico o especialista de la salud que esté habilitado para el efecto. Los métodos por emplear deben ser lo menos invasivos posibles sin restarle efectividad al proceso. Cualquier información médica sensible que se obtenga en el transcurso de un reconocimiento médico debe ser tratada bajo confidencialidad con el trabajador.

4º. Si algún trabajador se negase a realizar el examen, puede prohibírsele el ingreso al centro de trabajo en protección de la salud de los demás colaboradores. Esa ausencia se debe considerar injustificada, por lo que no correspondería efectuar el pago de salario. Por otro lado, si el trabajador habiéndose realizado el examen presenta síntomas de contagio, se debería negar el ingreso a labores, pero en este caso existiría una ausencia justificada que conlleva el pago salarial por tratarse de un caso de enfermedad.

Evitar el contagio de enfermedades en el centro de trabajo es responsabilidad de todos, por lo que se insta tanto a trabajadores como patronos a tomar las precauciones necesarias y mantenerse informados.