El 19 de abril de 2018, fue publicado en el Diario Oficial el Decreto Número 7-2018 que contiene la adhesión de Guatemala a la Convención de las Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías (CISG, por sus siglas en inglés). Una vez Guatemala emita el instrumento de ratificación, se convertirá en el nonagésimo Estado Contratante de la CISG.

La CISG fue preparada por la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional y adoptada por una conferencia diplomática en 1980. Su propósito fundamental, es facilitar y promover el desarrollo del comercio internacional al establecer un conjunto de normas uniformes aplicables a los contratos de compraventa internacional de mercaderías. La aceptación de esta Convención ha sido excepcional, como lo demuestra el hecho que haya sido ratificada por 89 países de todas las tradiciones jurídicas que constituyen más del 75% del comercio internacional.

La CISG está estructurada en cuatro partes principales: la Parte I, referente al ámbito de aplicación de la Convención y sus disposiciones generales; la Parte II, relativa a la formación del contrato; la Parte III, relacionada principalmente a la compraventa de mercaderías en sí misma y a las obligaciones del vendedor y comprador; y la Parte IV, referida esencialmente a las disposiciones finales concernientes al procedimiento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión a la Convención por parte de los Estados.

La entrada en vigor de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías, que se producirá 12 meses después del depósito del instrumento de ratificación, será un hecho trascendental para el comercio exterior guatemalteco pues implica reducción de los costos de transacción y certeza jurídica para las materias reguladas por esta Convención.