Click here to watch the video.

José Vicente Iglesias, socio del Departamento Tributario de Garrigues, debate con Javier Martín, catedrático de Derecho Financiero y Tributario, sobre la creciente relevancia de la fiscalidad en el terreno del gobierno corporativo, en una nueva edición de ‘Los diálogos de Garrigues Sostenible’.

El buen gobierno tributario, el adecuado cumplimiento de las normas, el control fiscal y la transparencia se han convertido en principios esenciales para muchas grandes empresas. Y sobre ello han debatido Javier Martín, catedrático y presidente del comité que elaboró la norma de calidad UNE19602 en materia de compliance tributario, y José Vicente Iglesias, socio del Departamento Tributario de Garrigues responsable del área de buen gobierno y compliance tributario.

En un nuevo encuentro de Los diálogos de Garrigues Sostenible, moderado por Sonia Franco, directora del Departamento de Comunicación y Marketing de Garrigues, ambos han analizado las tendencias y la situación actual.

Iglesias ha explicado que la fiscalidad forma parte de la apuesta decidida de Garrigues por la sostenibilidad a través, entre otros aspectos, de su vertiente de buena gobernanza fiscal y cumplimiento tributario. Y que ya desde hace años se viene detectando un cambio de tendencia en las grandes empresas hacia el control fiscal y prevención de riesgos tributarios.

Durante su intervención, Martín ha incidido en que en toda decisión empresarial siempre es fundamental el componente fiscal y, por ello, es muy necesaria la concienciación de toda la organización en cuanto al cumplimiento tributario y las consecuencias en este ámbito de las operaciones empresariales, con unas pautas claras a seguir. Y aquí entran en juego y pueden ser de ayuda diversos aspectos del bueno gobierno y compliance tributario.

El catedrático ha recordado que en España se introducen por primera vez en la normativa mercantil reglas sobre directrices tributarias y control del riesgo fiscal para las grandes empresas a través de la reforma del año 2014 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital, como una obligación de los miembros del consejo de administración. Y, aunque cuando se publicó la ley todo el mundo pensó que era algo que afectaba solo a las grandes empresas, al final está afectando o constituye un punto de referencia para todas las organizaciones. En este sentido, ha apuntado que hay tribunales que ya están poniendo de manifiesto que a los miembros del consejo de administración se les va a exigir una responsabilidad mercantil por incumplimiento de su deber de seguimiento del riesgo fiscal. Para José Vicente la evolución de todo ello también ha contribuido a generar una sensibilidad en los administradores hacia la necesidad de cumplir y ser responsables, también en el ámbito tributario.

Martín ha subrayado que las empresas tienen que contar con un marco de control fiscal que sistematice todos aquellos controles que la empresa ya tiene implantados. Y también establecer un mapa de riesgos, desarrollar el órgano de compliance tributario, fijar las competencias del órgano de administración e instaurar un canal de denuncias.

Iglesias ha explicado también como existen también diversas iniciativas y mecanismos para aportar información y datos relevantes al público, grupos de interés y autoridades fiscales y cómo constituyen en determinados casos una forma de transmitir y poner en valor una notable aportación a través de los impuestos al sostenimiento de las cargas públicas y el desarrollo de las comunidades donde operan las empresas y los esfuerzos en diligencia y cumplimiento.